falta traducción: en.general.general.skip_content

TU PEDIDO

Cerrar Carrito

Un nuevo año y un nuevo tú: una visión inspiradora y que expira de nuestros entornos

Dr. Joe Dispenza / 08 de enero de 2016

A New Year and a New You: An Inspiring and Expiring View of Our Environments

(Para leer la Parte II, Alineando sus entornos con los suyos del mañana, haga clic aquí..)

Una amiga mía me dijo recientemente que quería comenzar un gimnasio llamado Resoluciones—Durante las dos primeras semanas del año es un gimnasio; el resto del año es bar.

Sí, es esa época del año otra vez; los adornos navideños están bajando, tomamos resoluciones, creamos metas y nos prometemos que esta vez será diferente ... esta vez realmente vamos a hacer que el cambio se mantenga. Pero al igual que Resoluciones, la barra de ejercicios, en dos semanas hemos vuelto a caer en viejos hábitos familiares, hábitos que son tan cómodos como una camiseta hecha jirones y tan decepcionantes como el carbón en tu calcetín la mañana de Navidad.

Algo muy parecido ocurre en nuestros talleres. Nos presentamos como las personas que hemos conocido y experimentado durante la mayor parte de nuestra vida, sin embargo, después de varios días de mirar dentro y ver lo que realmente queremos de nuestras vidas, nos vamos sintiendo la energía revitalizante de la posibilidad. Nos sentimos vivos, motivados y esperanzados, todo producto de pasar un fin de semana en un entorno de aprendizaje con personas que comparten una visión colectiva; transformación y el mayor ideal de nosotros mismos.

Durante las dos primeras semanas estamos en llamas. Todos los días meditamos o hacemos ejercicio, comemos bien o dedicamos una cierta cantidad de horas a nuestros objetivos. Las cosas van muy bien, ocurren avances inesperados en relaciones que alguna vez se agriaron, y comenzamos a pensar que tal vez, solo tal vez, estamos haciendo que la materia se ajuste a nuestra voluntad. Y luego...

 

¿Esto suena familiar?

Al comienzo de la semana tres estamos abrumados hasta Resoluciones, pidiendo palitos de mozzarella y una margarita doble. Mientras tanto, miramos a través del cristal detrás del camarero a toda la gente que hace ejercicio. Nos encontramos preguntándonos ¿Qué es lo que poseen dentro de ellos que les permite comprometerse tan profundamente con su salud y bienestar? Tal vez esto algo no solo está dentro, sino también fuera.

Con solo limón y hielo en tu taza y los más leves indicios de pan rallado y salsa marinara en tu plato, lo más fácil de hacer en este punto sería rendirse, dejar que el viejo yo nos haga sentir culpables y avergonzados, diciéndonos no somos buenos e indignos. El hecho es que no es que no tengamos la voluntad o el deseo, es que no hemos dominado el llegar a ser más grandes que nuestro entorno.

La mayoría de la gente intenta usar la fuerza de voluntad para cambiar su vida, sin embargo, en un estudio de casi 10,000 participantes, solo el 4% de esta población podría emplear las instalaciones de la fuerza de voluntad, el impulso y la fuerza para cambiar su comportamiento. El 96% experimentó altibajos, y al observar el aumento de peso dentro de esta población, la mayoría de las personas no solo regresaron a su equilibrio después de perder peso, sino que muchas aumentaron de peso. ¿Le importaría adivinar cuál es el factor dominante en el 96% de los participantes cuyo comportamiento no cambió?

Ambiente.

¿Por qué?

Porque la mayoría de las veces los entornos van a ganar fuerza de voluntad. La fuerza de voluntad solo está presente cuando lo pensamos. Nuestros entornos trabajan con nosotros las 24 horas, los 7 días de la semana. Por eso meditamos todos los días, para desconectarnos de nuestro entorno y conectarnos al campo.

 

Entonces, ¿qué es un medio ambiente?

Todo lo que vemos, oímos, probamos, tocamos y olemos es un entorno. La música de su teléfono, el interior de su automóvil, sus redes sociales y comerciales, cada habitación de su casa, los lugares que visita, cada persona en su vida ... su mente, cuerpo, sentimientos y emociones: todos estos son entornos que están trabajando en nosotros, les prestemos atención o no.

Muchos de nosotros nos sentimos víctimas de nuestro entorno y, por lo tanto, lo usamos como excusa para renunciar al cambio. Pero, ¿qué pasaría si en lugar de usar la fuerza de voluntad para cambiar nuestro comportamiento diseñáramos nuestros entornos de tal manera que naturalmente hicieran que nos sintiéramos atraídos hacia el ideal más elevado de nosotros mismos? Esto es crear nuestra vida por diseño, no por defecto.

Para diseñar no solo el exterior, sino también el interior de nuestras vidas, nuestros entornos deben reflejar nuestros valores y creencias. Como todos sabemos, los valores son las cosas que nos motivan consciente e inconscientemente. Las creencias son sentimientos de certeza que hemos adquirido a través de experiencias pasadas, que hemos demostrado que son ciertas, que impulsan nuestro comportamiento. Si no conocemos nuestros valores y creencias y, por lo tanto, no estamos en sintonía con ellos, incluso los más fuertes entre nosotros volverán a nuestros viejos comportamientos en seis meses.

Al observar nuestras creencias y valores, podemos decidir cómo queremos vivir y, por lo tanto, diseñar nuestros entornos dentro de estos acuerdos. Diseñar el exterior de nuestras vidas para reflejar el interior nos ayudará a convertirnos en la persona que nos esforzamos por ser. Para lograr esto, necesitamos mirar nuestros hogares, patios, redes, trabajos y muchos de los otros rincones periféricos de nuestras vidas. Al observar estos entornos, pregúntese: ¿Estos entornos me inspiran o me expiran? ¿Aumentar mi energía o disminuir mi energía? ¿Tirándome hacia arriba o hacia abajo?

Cuando comience a actualizar y rediseñar sus entornos, encontrará que todo cambia. Por el mero hecho de que alineamos nuestro entorno con nuestros valores y creencias, estamos sintonizando la frecuencia de las metas y los resultados que queremos lograr. Ésta es la diferencia entre recordarnos a nosotros mismos nuestro pasado predecible y alertarnos (y entrenarnos) a la posibilidad de un nuevo futuro. Es traer algo del mundo inmaterial del pensamiento y las posibilidades al mundo físico de los sentidos.

Aquí está para crear Español desde nada en 2016, y siendo la mejor expresión posible de ti.

Esté atento al próximo blog donde compartiremos algunos consejos y trucos prácticos sobre cómo puede alinear su entorno externo con su entorno interno.

(Para leer la Parte II, Alineando sus entornos con los suyos del mañana, haga clic aquí..)

Creemos en

posibilidad

el poder de cambiarnos a nosotros mismos

la capacidad del cuerpo para sanar

lo poco común

celebrando la vida

milagros

un amor superior

el futuro

actitud

la evidencia

entre sí

Lo nunca visto

sabiduría

nuestros hijos

sincronicidades

libertad

nuestros mayores

mente sobre materia

¿Tu crees? Unete al movimiento

* Al completar este formulario, se registra para recibir nuestros correos electrónicos y puede darse de baja en cualquier momento.