falta traducción: en.general.general.skip_content

TU PEDIDO

Cerrar Carrito

Creer, comportarse, convertirse

Dr Joe Dispenza / 11 de febrero de 2022

Believing, Behaving, Becoming

A menudo, las personas nuevas en este trabajo me preguntan: “¿Por qué no me curo? ¿Por qué no he tenido esa experiencia mística? ¿Por qué no se ha manifestado el trabajo de mis sueños? ¿Cómo es que todavía no estoy enamorado?

"¡No está pasando nada!", me dicen. “Hago las meditaciones, practico todos los días, pero no funciona”.

Y les pregunto: “¿Cómo lo sabes? ¿Cómo puedes estar seguro de que no pasa nada?"

Al igual que hacemos todos, están buscando una evidencia, una prueba de que su práctica está funcionando, a veces una prueba inmediata. Pero el error que cometemos muchos de nosotros es que buscamos pruebas fuera de nosotros mismos. Caemos en un modo de ser inconsciente, habitual y condicionado. Nos olvidamos de que si queremos atraer una experiencia, no podemos buscarla. Tenemos que convertirnos en ella. De hecho, buscarla significa que nos sentimos separados de ella, en lugar de conectados a ella.

Y eso se aplica a lo que sea que estés tratando de crear. Si quieres tener una experiencia mística, debes convertirte en el místico. Si quieres una relación amorosa en tu vida, debes convertirte en el amor de tu vida. Si quieres curarte, debes sentir la gratitud de haber sido curado. Debes sentirte curado.

Y para habitar realmente esa experiencia, tienes que traer esos sentimientos (y los pensamientos que los respaldan) contigo a tu vida cotidiana.

Cuando te levantes de tu meditación cada mañana, sé la nueva persona en tu nueva vida, y encarna ese sentimiento. Cuando camines desde la puerta de tu casa hasta tu automóvil, camina como el místico. Cuando estés sentado en tu escritorio, sé consciente de que eres el sanador. Cuando estés comprando comestibles, siéntete amado.

Para traer cualquier nueva experiencia a nuestras vidas, tenemos que practicar estar en esa nueva energía; esa nueva mentalidad, todo el tiempo. Preguntarse por qué no ha sucedido todavía es la mentalidad antigua.

Cuando eres nuevo en este trabajo, no es diferente a ser un adolescente. Los adolescentes están constantemente desafiando los límites; buscando nuevo territorio. Quieren un coche. Quieren que la hora límite para volver casa sea más tarde. Quieren encontrar su propio estilo vanguardista e individualidad. Quieren experimentar y tener aventuras.

Pero esos son solo los marcadores externos de lo que están buscando. La sensación que quieren, la experiencia interna es la libertad.

Y cuando no les llega de inmediato cuando lo solicitan, puede ser desalentador. En esa etapa temprana, es fácil caer en patrones inconscientes de tratar de satisfacer sus necesidades forzando el resultado, en lugar de darse cuenta de que necesitan practicar conscientemente nuevos comportamientos y actitudes, y manejar sus respuestas emocionales para cambiar sus vidas. Tienen que ser merecedores de esa libertad.

Necesitan demostrar las acciones y la práctica de alguien que siente la responsabilidad de ser libre y que se ha ganado la libertad que quiere experimentar.

Y en esos momentos de frustración, cuando es más difícil e incómodo, es cuando más importa perseverar. Seguir.


Entrar en un nuevo terreno

Cuando estás haciendo el trabajo y parece que no pasa nada, ¿cómo puedes estar seguro? ¿Cómo sabes que no está funcionando? ¿Cómo sabes que no estás cambiando?

En nuestras investigaciones, vemos evidencia de esos cambios todo el tiempo. Incluso con meditadores principiantes; "adolescentes", por así decirlo, nuestros datos muestran que algo profundo les está sucediendo. Y ese el punto: la evidencia no está afuera de ellos. Está sucediendo en sus cerebros. En sus corazones. En su experiencia vivida internamente, primero en sus cuerpos, en su biología.

Por ejemplo, cuando los meditadores principiantes (los "adolescentes" que solo buscan resultados y tratan de forzarlos) participan plenamente en un retiro avanzado de una semana, nuestra investigación muestra que hay cambios biológicos significativos en sus cuerpos –primero–, que sugieren que sus cuerpos creen literalmente que están en un entorno, en una realidad, en una vida o en un futuro completamente diferente. Según nuestras mediciones, algunas personas mejoran la variabilidad de su frecuencia cardíaca en más de un 200 por ciento en una semana, y la mitad de ellos no pensaban que lo estaban haciendo "bien".

En esta etapa, es posible que no vean la evidencia en su vida externa, pero les puedo decir, con más certeza que nunca, que si practican el trabajo todos los días, las células de sus cuerpos están produciendo miles de metabolitos como si ya estuvieran experimentando una nueva realidad personal.

Hemos visto estos cambios repetidamente. Tenemos los datos de más de 10 años de investigación, datos que reflejan tremendos niveles de cambio: en el cerebro; en el corazón; en la expresión génica; en el metabolismo celular; en la regulación inmunológica, incluso en la extensión de la vida.

Y algunas de estas personas salen de la meditación pensando que lo están haciendo mal. Se dejan engañar por sus sentidos de que no sucedió de inmediato, por lo que piensan que no está sucediendo nada en absoluto. La perspectiva más amplia es que están en proceso de transformarse… y está pasando algo.

Juzgar el trabajo de esta manera, solo polariza el resultado. Alguien avanza en su práctica, está justo donde debería estar, pero en el momento en que comienza a analizar, comparar o criticar lo que está haciendo mal, su creencia de que no está haciendo algo bien solo inhibe su progreso y crecimiento.

Analizar nuestro progreso solo refuerza nuestro sentido de separación, lo que lleva a esforzarnos más, porque estamos buscando algo en lugar de serlo. Si podemos, en cambio, cambiar nuestra perspectiva y tomar conciencia de nuestros pensamientos y sentimientos, y de cómo están creando nuestra realidad, ese es el momento en que podemos tomar la decisión crucial de cambiar algo sobre nosotros mismos… y ese es el trabajo.

Es en esos momentos de conciencia que dejamos de olvidar repetidamente y comenzamos a recordar constantemente. Y así es como empezamos a transformarnos.Es cuando podemos pasar a nuevas y emocionantes fases de experiencia. Es perderse tanto en el acto de convertirnos que el acto mismo se convierte en la experiencia.

Ahí es cuando finalmente superamos ese límite de lo conocido y nos encontramos en un nuevo terreno. Cuando soltamos el "por qué" y el "cuándo" y encontramos nuestra manera de confiar y rendirnos.

Así que digamos que el "por qué" y el "cuándo" realmente no son asunto tuyo. La única forma en que puede llegar el cambio es dejar de intentar predecirlo; de lo contrario, es lo conocido. El cambio puede aparecer solo cuando menos lo esperamos. Esa es la sorpresa de lo desconocido.

Y ahí es cuando las conversaciones sobre el trabajo también cambian. De repente, la gente deja de preguntarme: "¿Cuándo sucederá?" Y en lugar de eso empieza a decir: “No vas a creer lo que me pasó”.

Son tres sencillos pasos:

Primero: cree que es posible.

Segundo: compórtate como si fuera una realidad.

Tercero: conviértete en ella.

Y cuando la vida comienza a enviarte una respuesta, en forma de sincronicidades y oportunidades, esa es la evidencia del nuevo futuro que estás creando.

Creemos en

la posibilidad

el poder de cambiarnos a nosotros mismos

la capacidad del cuerpo para sanar

lo poco común

celebrando la vida

milagros

un amor superior

el futuro

actitud

la evidencia

entre sí

Lo nunca visto

sabiduría

nuestros hijos

sincronicidades

libertad

nuestros mayores

mente sobre materia

¿Tú crees? Únete al movimiento

* Al completar este formulario, te registras para recibir nuestros correos electrónicos y puedes darte de baja en cualquier momento.