falta traducción: en.general.general.skip_content

TU PEDIDO

Cerrar Carrito

Biofotones: la luz en nuestras células

Dr. Joe Dispenza / 03 de julio de 2015

Biophotons: The Light in Our Cells

Hay billones de células que componen su cuerpo. Por el momento quiero que pienses solo en uno. Esa celda está increíblemente ocupada. En solo el último segundo hubo más de 100,000 reacciones químicas que ocurrieron en esta celda. Ahora, da un paso atrás y considera tu cuerpo como un todo. El gran volumen de actividad que ocurre dentro de ti en un momento dado es casi incomprensible. Con tanta información que se procesa de una vez, es justo preguntar cómo funciona todo.

El consenso en la comunidad científica solía centrarse en un enfoque mecanicista para explicar el funcionamiento interno de su cuerpo. En este modelo, se asumió que las reacciones moleculares seguían una fórmula muy lineal. Esencialmente, el evento A produce el evento B que produce el evento C, etc. En esta teoría, el cuerpo humano no es un sistema fluido y en constante cambio, sino estático, gobernado por un conjunto de reglas rígidas donde las leyes de atracción y repulsión de moléculas los cargos dirigen el espectáculo.

En los 1970s Fritz Popp y un equipo de investigadores de la Universidad de Marburg comenzó a trabajar con biofotones. Los biofotones se consideran emisiones de fotos ultra débiles (EPU). El trabajo de Popp ha transformado nuestra comprensión de los biofotones y el papel que desempeñan. En un momento dado, los biofotones se consideraron subproductos de reacciones químicas dentro de nuestro ADN. Ahora sabemos que los bifotones emitidos por nuestras células son energía altamente coherente que puede ser responsable del funcionamiento de nuestros sistemas biológicos.  

Es posible que haya oído hablar de un concepto en la naturaleza llamado bioluminiscencia por el cual un animal como una medusa o luciérnaga emite luz. Los biofotones caen en un reino similar de bioluminiscencia. Sin embargo, la luz que proviene de nuestro cuerpo es muy débil, invisible a simple vista, y solo se puede medir con poderosos instrumentos científicos.

La investigación sobre biofotones plantea algunas posibilidades interesantes. Científico ruso Sergey Mayburov observó un lote de huevos de peces y ranas. Descubrió que los biofotones se comunican en ráfagas cortas, sincronizadas y cuasi periódicas. Experimentos anteriores demostraron que los huevos de peces almacenados en diferentes lugares pudieron sincronizar su desarrollo mediante el uso de biofotones. Esta idea de comunicación no local entre sistemas sugiere que la luz emitida por nuestras células puede transportar información que trasciende la corriente principal de pensamiento sobre cómo funcionan nuestros sistemas biológicos.

Mayburov compara esta forma de comunicación con la forma en que el software de corrección de errores envía datos binarios a través de un canal incoherente ruidoso. El objetivo en el ejemplo de Mayburov es restaurar el sistema a un funcionamiento coherente y eso es importante cuando se considera el potencial de biofotones en el cuerpo humano. Dado que toda frecuencia transporta información, tiene sentido que la energía coherente de esta luz pueda organizar e influir en la materia para lograr un equilibrio más saludable.

Recuerde, la coherencia se refiere a una frecuencia altamente estructurada y organizada. Piense en un círculo de tambores donde todos los músicos trabajan al mismo ritmo y compás. Esta música está sincronizada, organizada y es agradable para los oídos. Eso es coherencia. Ahora, imagine a algunos de esos bateristas tocando a una velocidad diferente o poniendo énfasis en la nota incorrecta. Esta música es confusa y mucho más difícil de entender o disfrutar. Eso es incoherencia.

Otro científico ruso llamado Peter Gariaev colocó ADN dentro de un recipiente de cuarzo y lo golpeó con un láser (una forma de luz muy coherente). los ADN absorbió la luz y la almacenó por hasta treinta días dentro de una espiral en forma de sacacorchos en un plano exacto de luz que refleja el patrón de ADN. Aún más interesante es que la espiral de luz permaneció en el mismo lugar incluso Si lo envía después el recipiente de cuarzo y el ADN se había eliminado

El trabajo de Gariaev sugiere que alguna fuerza desconocida mantiene la luz en su lugar. Una posible explicación es que el ADN está respondiendo a un campo de energía externo. Este campo de energía está intercambiando información con sus células en forma de luz. En esencia, nuestros cuerpos funcionan como una antena gigante que constantemente envía y recibe señales del campo.

Esta investigación incluso sugiere que todos los sistemas biológicos vivos, incluyéndonos a nosotros, tienen el plano exacto de nuestros cuerpos físicos almacenados en un campo de luz. No tenemos que buscar demasiado para encontrar ejemplos similares de este fenómeno en otras partes de la naturaleza. Los experimentos realizados años antes con plantas mostraron que cuando se cortaba parte de la hoja, un campo de luz, como el de las pruebas de Gariaev, aún permanecía alrededor del perímetro de la hoja durante un período prolongado de tiempo.

El trabajo en biofotones desafía nuestra comprensión actual de los procesos celulares. En el modelo newtoniano tradicional, las reacciones químicas en nuestras células son esencialmente corredores en una carrera de relevos que entregan información en un momento y lugar específicos, al igual que los corredores se pasan un testigo entre sí. Si la investigación sobre biofotones resulta correcta, entonces nuestras células se comportarán mucho más como una sinfonía.

Imagine a un director usando sus manos y varita para enviar señales sobre si debe o no ser más alto o más silencioso, más rápido o más lento. Los músicos responden con pequeños ajustes que mantienen la pieza fluyendo suavemente, lo que indica al director que indica a los músicos, etc. Vistas de esta manera, nuestras células tienen una relación más simbiótica entre sí y con el mundo que las rodea.

Según la investigación de Popp, la sinfonía de las células de nuestro cuerpo envía y recibe mensajes más rápido que la velocidad de la luz, lo que desafía aún más el antiguo modelo newtoniano de cómo funcionan nuestros cuerpos. El ritmo de esta interacción significa que es un fenómeno cuántico y debe evaluarse de manera diferente. De hecho, el campo relativamente nuevo de la biología de la información se basa en la creencia de que las células se guían por algún campo externo de información y no están reguladas exclusivamente por cargas moleculares.

Ahora, todavía se está investigando si los biofotones en nuestras células están respondiendo o no a un campo de energía o algo completamente diferente. Sin embargo, parece que tenemos la capacidad de influir en la luz que proviene de nuestros cuerpos.

En un estudio reciente, ocho voluntarios fueron colocados en una habitación oscura y se les pidió que visualizaran una luz brillante.lucha. Los participantes fueron monitoreados con detectores de luz que captaron un aura de partículas de luz provenientes del lado derecho de sus cerebros. En cierto sentido, estaban mejorando la luz.

¿Qué significa esto? Sabemos que nuestras células emiten luz y que esta luz envía y recibe información constantemente. También sabemos que tenemos al menos alguna capacidad para afectar esta luz. Si esto es cierto, entonces tenemos acceso al centro de control de nuestras mentes y cuerpos. Y si tenemos acceso e influencia, entonces tenemos la capacidad de cambiarnos a nosotros mismos en el nivel más fundamental al mejorar nuestra luz.

En nuestros talleres avanzados que se llevan a cabo en todo el mundo, hemos medido cambios positivos significativos en este campo de luz invisible con nuestros participantes y parece correlacionarse directamente con cambios en su salud.

Creemos en

posibilidad

el poder de cambiarnos a nosotros mismos

la capacidad del cuerpo para sanar

lo poco común

celebrando la vida

milagros

un amor superior

el futuro

actitud

la evidencia

entre sí

Lo nunca visto

sabiduría

nuestros hijos

sincronicidades

libertad

nuestros mayores

mente sobre materia

¿Tu crees? Unete al movimiento

* Al completar este formulario, se registra para recibir nuestros correos electrónicos y puede darse de baja en cualquier momento.