falta traducción: en.general.general.skip_content

TU PEDIDO

Cerrar Carrito

¿Puede la mente curar la enfermedad de Parkinson?

Dr. Joe Dispenza / 29 de julio de 2015

Can the Mind Heal Parkinson's?

La medicina moderna ha cambiado el curso de la historia de la humanidad. Los avances en la prevención y el tratamiento de enfermedades nos han permitido vivir vidas más largas y saludables. Nuestro conocimiento ampliado del cuerpo humano ha proporcionado orden a lo que parecía un caos. Actualmente tenemos más control de nuestro destino que en cualquier otro momento de la historia.

Sin embargo, a pesar de todos los avances en la ciencia y la medicina, quedan muchas respuestas. La fuerza de la metodología occidental actual es su dependencia de la evidencia recopilada a través del estudio y / o la experimentación. Esta fortaleza también puede verse como una debilidad porque cualquier cosa que se considere que no es “convencional” es ignorada o ridiculizada hasta el punto de ser irrelevante.

Una consecuencia de esta filosofía es la creencia arraigada de que la mente y el cuerpo son dos sistemas diferentes que no se influyen mutuamente. Hace solo unos años, la idea de que tus pensamientos pueden tener un impacto positivo o negativo en tu cuerpo habría sido descartada como una pseudociencia. Ahora, gracias en parte al proceso que describí anteriormente, estamos empezando a comprender que estos sistemas están íntimamente conectados.

En nuestros talleres hablo de la relación entre la mente y el cuerpo. Yo sostengo que para la mayoría de nosotros el cuerpo is la mente. Este concepto puede sonar extraño pero tiene sentido cuando piensa en su realidad actual. Su día consiste en gran parte en una rutina. Te levantas a la misma hora, te duchas, comes, vas a trabajar y luego vuelves a casa. Probablemente tome la misma ruta entre su oficina y su casa. Incluso puede comer el mismo desayuno y almuerzo.

Un hábito es cuando el cuerpo se convierte en mente. La mente conecta esta rutina a su cerebro y cuerpo y muy pronto todo es automático. Ahora, extendamos esta idea a su mundo interior. Digamos que está sentado en el tráfico (de nuevo). Los coches avanzan lentamente. Empiezas a sentir que tu cuello se aprieta y tu pecho se contrae. Estás pensando en cómo vas a llegar tarde, lo que provoca una reacción neuroquímica muy específica.

Este ciclo no solo se aplica a situaciones estresantes. Lo reforzamos todo el tiempo, ya sea a través del diálogo interno o al limitar nuestras experiencias. Piense en cuándo está tratando de perder peso pero no parece estar llegando a ningún lado. Al principio puede ver algún progreso, pero eventualmente la duda se arrastra y vuelve a caer en su vieja rutina.

¿Por qué pasó esto? Imagínese tratando de arreglar un techo con goteras cambiando solo las tejas. En la superficie, todo se ve mejor, pero todavía hay daños debajo que deben abordarse. Lo mismo ocurre cuando se trata de hacer cambios positivos duraderos en nuestras vidas. No podemos crear un nuevo futuro basado en pensamientos, sentimientos y experiencias pasadas. Básicamente, estamos usando materiales viejos para intentar construir algo nuevo.

Sabemos que la conexión entre nuestra mente y cuerpo es poderosa. De hecho, nunca hay un momento en el que la mente no influya en el cuerpo y el cuerpo no influya en la mente. En una anterior post Conté la historia de un paciente que entendió mal un diagnóstico. Ella creyó cuando el médico le dijo que padecía ST que se refería a una situación terminal. En realidad, TS es una abreviatura de estenosis tricúspide, que es un tipo de insuficiencia cardíaca congestiva que no pone en peligro la vida. El paciente empeoró progresivamente y murió pocas horas después.

Este es un ejemplo triste pero también ilustrativo. La mujer de esta historia creía que se estaba muriendo con tal intensidad que su cerebro y su cuerpo respondieron como si estuvieran realmente angustiados. Si la interacción entre nuestra mente y cuerpo es tan fuerte, ¿puede hacer lo contrario? ¿Puede promover la curación?

La respuesta es sí. Lo he visto suceder innumerables veces. Uno de mis ejemplos favoritos involucra a una estudiante mía llamada Michelle. Michelle fue diagnosticada con la enfermedad de Parkinson en 2011. Comenzó a tomar medicamentos poco después, pero no vio ningún cambio en sus síntomas. Michelle comenzó a asistir a mis talleres en noviembre de 2012 y su condición comenzó a mejorar.

[fusion_builder_container cientos_percent = "yes" overflow = "visible"] [fusion_builder_row] [fusion_builder_column type = "1_1" background_position = "left top" background_color = "" border_size = "" border_color = "" border_style = "solid" spacing = "yes "background_image =" "background_repeat =" no-repeat "padding =" "margin_top =" 0px "margin_bottom =" 0px "class =" "id =" "animation_type =" "animation_speed =" 0.3 "animation_direction =" izquierda "hide_on_mobile = "no" center_content = "no" min_height = "ninguno"]

Escaneo cerebral de Michelle de febrero de 2013. Las áreas azules indican una disminución del nivel de actividad cognitiva. Escaneo cerebral de Michelle de febrero de 2013. Las áreas azules indican una disminución del nivel de actividad cognitiva.

 

Michelle tuvo otros factores estresantes en su vida que exacerbaron su condición. Su madre se enfermó y su hermana sufrió un derrame cerebral. Esto significó que Michelle pasó los siguientes meses viajando. Comenzamos a hacer escáneres cerebrales en nuestros talleres para ver el impacto del trabajo. El trabajo implica el uso de la meditación para ayudar a cambiar neurológica y químicamente el cerebro para producir diferentes resultados. Puede leer una descripción más detallada del proceso haciendo clic en aquí.

Las exploraciones reveladas arrojaron algunos hallazgos interesantes. Escaneamos a Michelle y el inicio de uno de nuestros talleres avanzados. Vimos altos niveles de hiperactividad e incoherencia. Probamos a Michelle nuevamente unos días después, cerca del final del taller. Su cerebro se había vuelto más tranquilo, equilibrado y coherente. Quizás lo más importante es que no experimentaba temblores involuntarios, espasmos o problemas motores que se asocian típicamente con el Parkinson.

Michelle pudo hacer un cambio positivo en su vida al abrazar y no ignorar la conexión mente / cuerpo. Sus exploraciones y las de los demás muestran que es posible curarnos a nosotros mismos solo con el pensamiento. Puede hacerlo, pero requiere salir de lo familiar, fuera de la corriente principal, o conocida, y hacia lo desconocido. Por supuesto, estamos difuminando esas líneas en nuestros talleres.

 

[/ fusion_builder_column] [fusion_builder_column type = "1_1" background_position = "left top" background_color = "" border_size = "" border_color = "" border_style = "solid" spacing = "yes" background_image = "" background_repeat = "no-repeat" padding = "" margin_top = "0px" margin_bottom = "0px" class = "" id = "" animation_type = "" animation_speed = "0.3" animation_direction = "left" hide_on_mobile = "no" center_content = "no" min_height = "ninguno "]

Exploración de seguimiento de Michelle en febrero de 2013 después del Taller Avanzado de cuatro días. Las áreas verdes de las imágenes representan una actividad cerebral normal y equilibrada. Exploración de seguimiento de Michelle en febrero de 2013 después del Taller Avanzado de cuatro días. Las áreas verdes de las imágenes representan una actividad cerebral normal y equilibrada.

 

[/ fusion_builder_column] [fusion_builder_column type = "1_1" background_position = "left top" background_color = "" border_size = "" border_color = "" border_style = "solid" spacing = "yes" background_image = "" background_repeat = "no-repeat" padding = "" margin_top = "0px" margin_bottom = "0px" class = "" id = "" animation_type = "" animation_speed = "0.3" animation_direction = "left" hide_on_mobile = "no" center_content = "no" min_height = "ninguno "]

Escáner cerebral de Michelle de junio de 2013. Como puede ver, todavía está mejorando.
Escáner cerebral de Michelle de junio de 2013. Como puede ver, sigue mejorando.

 

 

 

Creemos en

posibilidad

el poder de cambiarnos a nosotros mismos

la capacidad del cuerpo para sanar

lo poco común

celebrando la vida

milagros

un amor superior

el futuro

actitud

la evidencia

entre sí

Lo nunca visto

sabiduría

nuestros hijos

sincronicidades

libertad

nuestros mayores

mente sobre materia

¿Tu crees? Unete al movimiento

* Al completar este formulario, se registra para recibir nuestros correos electrónicos y puede darse de baja en cualquier momento.