falta traducción: en.general.general.skip_content

TU PEDIDO

Cerrar Carrito

Evolve Your Brain

Dr. Joe Dispenza / 10 de junio de 2019

De una entrevista con el Dr. Joe Dispenza

  1. ¿Qué te inspiró y motivó a escribir este libro?

Una experiencia que tuve hace 20 años me inspiró a investigar el poder del cerebro para alterar nuestra vida. Como describo en el libro, gran parte de mi columna se aplastó en un accidente de bicicleta, y cuatro cirujanos dijeron que mi única opción para evitar la parálisis era un tipo de cirugía que me hubiera dejado con una discapacidad permanente y posiblemente con dolor de por vida. Tuve que tomar la decisión más difícil de mi vida, pero rechacé la cirugía y recurrí a la inteligencia innata que constantemente da vida a cada uno de nosotros. Diez semanas después, sin cirugía, estaba de regreso en el trabajo, completamente curado y sin dolor. En el libro doy crédito a muchos factores que contribuyeron a mi curación.

Debido a esa experiencia, me prometí a mí mismo dedicar una gran parte de mi vida a estudiar el fenómeno de la mente sobre la materia y la curación espontánea, es decir, cómo el cuerpo se repara a sí mismo o se libera de la enfermedad sin intervenciones médicas tradicionales como cirugía o medicamentos. Por eso he pasado muchos años estudiando sobre el potencial humano, sobre nuestra capacidad para trascender o ser más grandes que nuestras limitaciones personales, y sobre la interconexión del cerebro, la mente, el cuerpo y la conciencia.

Hasta hace solo unas décadas, la ciencia nos había hecho creer que estábamos condenados por la genética, cojeando por el condicionamiento, y deberíamos resignarnos al pensamiento proverbial de que los perros viejos no son capaces de aprender nuevos trucos. Sin embargo, lo que he descubierto al estudiar el cerebro y su efecto en el comportamiento durante los últimos 20 años me ha dado una enorme esperanza sobre los seres humanos y nuestra capacidad para cambiar. Solo hemos necesitado saber cómo cambiar, y hoy, la neurociencia tiene una explicación muy sólida de cómo funciona la mente sobre la materia; ya no es un concepto de pastel en el cielo. La ciencia de cambiar de opinión ya está disponible, y escribí Evolve Your Brain para ayudar a que esta ciencia sea accesible para todos.

 

  1. ¿Evolve Your Brain es un libro de autoayuda? ¿En qué se diferencia de otros libros que se refieren al potencial humano?

Ayudarnos a comprender y aceptar que realmente podemos modificar nuestro cerebro y cambiar nuestra vida es un enfoque principal de este libro. Mi enfoque es unificar los nuevos hallazgos más útiles de la neurociencia, la neurofisiología, la biología y la genética, y desarrollar el conocimiento del lector de una manera sistemática, fácilmente comprensible y, con suerte, atractiva. Sin embargo, como deja en claro el libro, el conocimiento debe experimentarse antes de que pueda convertirse en sabiduría. Evolve Your Brain está diseñado para servir como una herramienta práctica que nos guíe a medida que experimentamos los procesos que podemos utilizar para cambiar de opinión y hacer evolucionar nuestro cerebro.

A diferencia de los libros de autoayuda o de potencial humano que se centran en la mente, las emociones o el cuerpo pero prestan poca atención al cerebro, este libro abarca la estructura y función de la corona de nuestra evolución. Todo lo que hacemos tiene lugar a través del cerebro, cómo pensamos, cómo actuamos, cómo nos sentimos, nuestras relaciones, nuestras percepciones del mundo que nos rodea, porque nuestro "yo" como un ser sensible, está inmerso y realmente existe en el red eléctrica de nuestro tejido cerebral celular. Luego, dado que no podemos esperar evolucionar nuestro cerebro sin cambiar nuestra mente y comprender el papel de nuestros sentimientos, Evolve Your Brain explora cómo todos interactúan con el cuerpo para crear nuestra vida.

 

  1. Muchos de nosotros aprendimos en la escuela que una vez que nos convertimos en adultos, el cerebro está estático y rígido. ¿Cuánto potencial tenemos para cambiar nuestro cerebro?

Aquellos de nosotros que fuimos a la escuela hace 20 o 30 años nos enseñaron que el cerebro está cableado, lo que significa que cuando somos adultos, tenemos un cierto número de células cerebrales que están organizadas en patrones fijos o circuitos neuronales, y que a medida que envejecemos, perdemos algunos de esos circuitos. Pensamos que inevitablemente terminaríamos como nuestros padres de muchas maneras, porque solo podríamos usar los mismos patrones neuronales que heredamos genéticamente de ellos.

Los neurocientíficos ahora dicen que fue un error. La buena noticia es que cada uno de nosotros es un trabajo en progreso a lo largo de nuestra vida. Cada vez que tenemos un pensamiento, diferentes áreas de nuestro cerebro surgen con corriente eléctrica y liberan una multitud de neuroquímicos que son demasiado numerosos para nombrarlos. Gracias a la tecnología funcional de escaneo cerebral, ahora podemos ver que cada uno de nuestros pensamientos y experiencias hace que nuestras células cerebrales, o neuronas, se conecten y desconecten en patrones y secuencias en constante cambio. De hecho, tenemos una habilidad natural llamada neuroplasticidad, lo que significa que aprendemos nuevos conocimientos y tenemos nuevas experiencias; podemos desarrollar nuevas redes o circuitos de neuronas y literalmente cambiar de opinión.

 

  1. Entonces, ¿por qué nos cuesta cambiar?

Tanto en mi práctica como en mi vida personal, he visto que el cambio no es fácil. Cuando las personas quieren comprometerse con una meta, comienzan con buenas intenciones e ideas, pero a menudo vuelven a sus hábitos no deseados. El concepto de cambio significa que vamos a hacer algo diferente dentro del mismo entorno; no vamos a responder a nuestro entorno con nuestros pensamientos y reacciones habituales. Eso, sin embargo, es más fácil decirlo que hacerlo. Muchos de nosotros tendemos a tener los mismos pensamientos, tener los mismos sentimientos y seguir las mismas rutinas en nuestra vida. El problema es que esto hace que sigamos usando los mismos patrones y combinaciones de circuitos neuronales en nuestro cerebro, y tienden a estar cableados. Así es como creamos hábitos de pensar, sentir y hacer.

No me malinterpretes, el cableado no es malo. Gracias al cableado, cuando aprendemos una nueva habilidad, como conducir un automóvil, cuanto más practicamos, más cableamos lo que aprendemos en los circuitos de nuestro cerebro y, finalmente, podemos operar un automóvil automáticamente. Pero si queremos cambiar algo en nuestra vida, tenemos que hacer que el cerebro ya no se active en las mismas secuencias y combinaciones de siempre. Tenemos que crear un nuevo nivel mental desconectando los viejos circuitos neuronales y volviendo a cablear nuestro cerebro en nuevos patrones de conexiones de células nerviosas.

La buena noticia que estamos aprendiendo de las últimas investigaciones sobre el cerebro es que podemos cambiar el cerebro y, por lo tanto, cambiarnos a nosotros mismos, si seguimos unos sencillos pasos. Evolve Your Brain llevará al lector paso a paso a través del conocimiento y los pasos "prácticos" necesarios para cambiar cualquier área de nuestra vida.

 

  1. ¿Qué le hace el estrés al cuerpo? ¿Puede Evolve Your Brain ayudar a las personas a superar el estrés?

Como médico quiropráctico, he visto de primera mano los efectos del estrés en mis pacientes. No son los episodios breves de estrés agudo, sino el estrés crónico a largo plazo lo que más debilita el cuerpo. La mayoría de nosotros rara vez enfrentamos las amenazas inmediatas a la supervivencia física con las que nuestros antepasados ​​tuvieron que lidiar, por lo que es posible que no nos demos cuenta del impacto en nosotros de los años que pasamos preocupándonos por la seguridad laboral, las deudas de las tarjetas de crédito, si nuestros hijos experimentarán con drogas y pronto. Cuando vivimos crónicamente en modo de alto estrés, o cuando buscamos constantemente problemas que puedan afectarnos en algún momento futuro, involucramos la respuesta de emergencia del cuerpo al estrés todo el tiempo.

¿Por qué es esto un problema tan grande? Los químicos que continuamente inundan nuestro cuerpo cuando estamos bajo estrés a largo plazo son los culpables que comienzan a alterar nuestro estado interno y aprietan el gatillo de la degradación celular. Además, cuando siempre estamos en alerta máxima o en modo de emergencia, nuestro cuerpo no tiene el tiempo ni los recursos necesarios para repararse y regenerarse. El cuerpo puede incluso volverse adicto al estado químico de estar bajo estrés.

Pero, como demostraremos, la capacidad de superar el estrés se encuentra justo entre nuestros oídos. La mayor parte del estrés termina como estrés emocional / psicológico, y eso significa que son las autosugestiones de nuestro propio pensamiento las que afectan al cuerpo de manera tan intensa. En otras palabras, podemos activar la respuesta al estrés solo con nuestros pensamientos, y estos pueden tener los mismos efectos mensurables que cualquier factor estresante amenazante en nuestro entorno. En Evolve Your Brain, aprenderemos cómo superar los pensamientos que inician las respuestas al estrés.

  1. ¿Puede la evolución del cerebro ayudar a las personas a superar las adicciones emocionales?

Además de tratar las dolencias físicas, este libro también está destinado a abordar otro tipo de aflicción: la adicción emocional, que siempre acompaña a los altos niveles de estrés en nuestra vida. Todos hemos experimentado una adicción emocional en algún momento de nuestra vida. Entre sus síntomas se encuentran el letargo, la falta de capacidad de concentración, un tremendo deseo de mantener la rutina en nuestra vida diaria, la incapacidad para completar ciclos de acción, la falta de nuevas experiencias y respuestas emocionales, y la persistente sensación de que un día es el final. lo mismo que el siguiente y el siguiente.

¿Lo que una vez fue una teoría científica ahora tiene aplicaciones prácticas para curar nuestras propias heridas emocionales autoinfligidas? Los métodos que sugiero no son una cura milagrosa de autoayuda que no sería maravillosa. Tenga la seguridad de que este libro se basa en ciencia de vanguardia. ¿Cómo es posible acabar con este ciclo de negatividad? La respuesta, por supuesto, está en ti y, en este caso, en una parte muy específica de ti. A través de la comprensión de los diversos temas que exploraremos en el libro y la voluntad de aplicar algunos principios específicos, puede curarse emocionalmente alterando las redes neuronales de su cerebro.

  1. ¿Puedes explicar la conexión cuerpo / mente? ¿Cuál es la relación entre los pensamientos y el cuerpo físico?

Un campo científico emergente llamado psiconeuroinmunología está demostrando la conexión entre la mente y el cuerpo, y está comenzando a ayudarnos a comprender el vínculo entre cómo pensamos y cómo nos sentimos. Ahora sabemos que cada uno de nuestros pensamientos produce una reacción bioquímica en el cerebro. Luego, el cerebro libera señales químicas que se transmiten al cuerpo, donde actúan como mensajeros del pensamiento. De esta manera, los pensamientos que producen estas sustancias químicas en el cerebro permiten que nuestro cuerpo se sienta exactamente como estábamos pensando.

Básicamente, cuando tenemos pensamientos felices, inspiradores o positivos, nuestro cerebro fabrica sustancias químicas que nos hacen sentir alegres, inspirados o animados. Por ejemplo, cuando esperamos una experiencia placentera, el cerebro produce inmediatamente un neurotransmisor químico llamado dopamina, que enciende el cerebro y el cuerpo en anticipación a esa experiencia, y nos sentimos emocionados. Si tenemos pensamientos de odio, ira o inseguridad, el cerebro produce sustancias químicas a las que el cuerpo responde de manera similar y nos sentimos odiosos, enojados o indignos. Otra sustancia química que produce nuestro cerebro, llamada ACTH, le indica al cuerpo que produzca secreciones químicas de las glándulas suprarrenales que nos hacen sentir amenazados o agresivos.

Cuando el cuerpo responde a un pensamiento teniendo un sentimiento; el cerebro, que monitorea constantemente el estado del cuerpo, nota que el cuerpo se siente de cierta manera. En respuesta a esa sensación corporal, el cerebro genera pensamientos que producen los correspondientes mensajeros químicos, de modo que comenzamos a pensar de la manera en que nos sentimos. Pensar crea sentimiento, y el sentimiento crea pensamiento, en un ciclo continuo de retroalimentación biológica. Este ciclo eventualmente crea un estado particular en el cuerpo, lo que llamamos un estado del ser, que determina la naturaleza general de cómo nos sentimos y nos comportamos.

Por ejemplo, digamos que una persona vive gran parte de su vida en un ciclo repetitivo de pensamientos y sentimientos relacionados con la indignidad. En el momento en que piensa que no es lo suficientemente buena, lo suficientemente inteligente o lo suficiente de nada, su cerebro libera sustancias químicas que producen una sensación corporal de indignidad. Ahora se siente como estaba pensando. Su cerebro se da cuenta de eso y comienza a tener pensamientos de inseguridad que coinciden con la forma en que se estaba sintiendo. Su cuerpo ahora la hace pensar. Si sus pensamientos y sentimientos continúan, año tras año, generando el mismo circuito de retroalimentación entre su cerebro y su cuerpo, existirá en un estado de ser que se llama "indigno". Estas señales químicas repetidas hacen que las células del cuerpo funcionen de maneras indeseables, enfermándonos.

Esto comienza a explicar cómo la mente puede modificar físicamente el cuerpo. En el libro hablo de un hombre al que llamé Tom, que desarrolló una dolencia digestiva tras otra. Esto finalmente lo llevó a examinar su vida y se dio cuenta de que había estado reprimiendo los sentimientos de ira y desesperación por estar en un trabajo que lo hacía miserable. La mente y el cuerpo de Tom estaban en un circuito de retroalimentación de pensamiento y sentimiento que equivalía a actitudes tóxicas que su cuerpo simplemente "no podía soportar". Había estado viviendo en un estado de ser que giraba en torno a la victimización. Su curación finalmente comenzó cuando prestó atención a sus pensamientos habituales y se dio cuenta de que sus actitudes inconscientes eran la base de la persona en la que se había convertido.

 

  1. Entonces, ¿qué es la mente y cómo se relaciona con el cerebro?

Ahora que tenemos la tecnología para observar un cerebro vivo, sabemos por exploraciones cerebrales funcionales que la mente es el cerebro en acción. Esta es la última definición de mente, según la neurociencia. Cuando un cerebro está vivo y activo, puede procesar pensamientos, aprender nueva información, inventar nuevas ideas, dominar habilidades, recordar recuerdos, expresar sentimientos, refinar movimientos y mantener el funcionamiento ordenado del cuerpo. El cerebro animado también puede facilitar el comportamiento, soñar, percibir la realidad y, lo más importante, abrazar la vida. Para que exista la mente, el cerebro debe estar vivo.

Por tanto, el cerebro no es la mente; es el aparato físico a través del cual se produce la mente. El cerebro facilita la mente. Podemos pensar en el cerebro como un intrincado sistema de procesamiento de datos que nos permite recopilar, procesar, almacenar, recordar y comunicar información en segundos, si es necesario, así como pronosticar, formular hipótesis, responder, comportarnos, planificar y razonar. . El cerebro también es el centro de control a través del cual la mente coordina todas las funciones metabólicas necesarias para la vida y la supervivencia. Entonces, cuando su bio-computadora está "encendida" o viva, y está funcionando procesando información, produce mente.

El cerebro tiene tres estructuras anatómicas individuales con las que produce diferentes aspectos de la mente. También tenemos una mente consciente y una mente subconsciente, y ambas son el resultado de un cerebro que coordina los impulsos de pensamiento a través de sus diversas regiones y subestructuras. Por lo tanto, existen muchos estados mentales diversos, porque podemos hacer que el cerebro funcione fácilmente de diferentes maneras.

 

  1. ¿Qué es la neuroplasticidad?

La neuroplasticidad es nuestra capacidad natural para cambiar la forma en que las neuronas del cerebro están conectadas y organizadas en circuitos, lo que llamamos cableado sináptico. Cada vez que aprendemos algo nuevo o tenemos una experiencia nueva, el cerebro establece nuevas conexiones sinápticas para formar nuevos patrones neuronales de redes, y esto sucede a cualquier edad. Cuando utilizamos nuevos circuitos de nuevas formas, recableamos el cerebro para que dispare en nuevas secuencias. Desde un nivel neurológico, entonces, somos cambiados momento a momento por los pensamientos que pensamos, la información que aprendemos, los eventos que experimentamos, las reacciones que tenemos, los sentimientos que creamos, los recuerdos que procesamos e incluso los sueños que abrazamos. . Todos estos alteran la forma en que funciona el cerebro, produciendo nuevos estados mentales que se registran en nuestro cerebro.

La neuroplasticidad es una característica genética innata y universal en los seres humanos. Nos brinda el privilegio de aprender de las experiencias de nuestro entorno, de modo que podamos cambiar nuestras acciones y modificar nuestro comportamiento, nuestros procesos de pensamiento y nuestra personalidad para producir resultados que sean más deseables. El simple hecho de aprender información intelectual no es suficiente; debemos aplicar el trigo aprendemos para crear una experiencia diferente. Si no pudiéramos recablear nuestro cerebro sinápticamente, no podríamos cambiar en respuesta a nuestras experiencias. Sin la capacidad de cambiar, no podríamos evolucionar y estaríamos a merced de nuestras predisposiciones genéticas. Cuán neuroplástico es nuestro cerebro depende de nuestra capacidad para cambiar nuestra percepción del mundo que nos rodea, para cambiar nuestra mente, para cambiar nuestro yo.

 

  1. ¿Qué es el ensayo mental y cómo podemos usarlo para cambiar?

El ensayo mental nos permite cambiar nuestro cerebro, para crear un nuevo nivel mental, sin hacer nada físico más que pensar. Implica ver y experimentar mentalmente nuestro “yo” demostrando o practicando una habilidad, hábito o estado de ser de nuestra propia elección. A través del ensayo mental, podemos emplear las facultades avanzadas de nuestro lóbulo frontal para realizar cambios significativos en nuestra vida.

Varios estudios han demostrado que el cerebro no conoce la diferencia entre lo que piensa internamente y lo que experimenta en su entorno externo. En un experimento, se pidió a dos grupos de no pianistas que aprendieran ejercicios de piano con una mano y que practicaran dos horas al día durante cinco días, con una diferencia importante. Una vez el grupo practicó físicamente sus ejercicios, mientras que el otro ensayó mentalmente los mismos ejercicios sin usar los dedos. Al final de los cinco días, los escáneres cerebrales mostraron que ambos grupos desarrollaron la misma cantidad de nuevos circuitos cerebrales. ¿Cómo es eso posible?

Sabemos que cuando tenemos los mismos pensamientos o realizamos las mismas acciones una y otra vez, estimulamos repetidamente redes específicas de neuronas en áreas particulares de nuestro cerebro. Como resultado, construimos conexiones más fuertes y enriquecidas entre estos grupos de células nerviosas. Este concepto en neurociencia se llama aprendizaje hebbiano. La idea es simple: las células nerviosas que se activan juntas, se conectan entre sí.

Según los escáneres funcionales del cerebro en este experimento en particular, los sujetos que ensayaron mentalmente estaban tan enfocados hacia adentro que su cerebro no conocía la diferencia entre el mundo interno y el externo. Por lo tanto, estaban activando su cerebro de la misma manera que si estuvieran tocando el piano. De hecho, sus circuitos cerebrales se fortalecieron y desarrollaron en la misma área del cerebro que el grupo que practicaba físicamente.

 

  1. Dices en el libro que pensar no es suficiente para cambiar de opinión, y que el cambio es un proceso de pensar, hacer y luego ser. ¿Puedes explicar cómo funciona esto?

El cambio que queremos hacer tiene que ir más allá de pensar e incluso hacer: tenemos que llegar hasta el final. Si realmente quiero ser pianista, comenzaré por adquirir conocimientos, lo que implica pensar. Entonces puedo comenzar a ganar experiencia a través del ensayo mental, que nuevamente implica pensar. También tengo que involucrar al cuerpo en el acto de hacer, demostrando físicamente lo que he aprendido intelectualmente, tocando el piano. Pero eso no va lo suficientemente lejos. Imagínese una concertista de piano que hace su mejor trabajo en las sesiones de práctica, pero tiene dificultades durante un concierto. O para llevar esto un poco más cerca de casa, imagine a un cónyuge que es el modelo de comprensión en el camino a casa desde el trabajo, pero se vuelve un puchero impaciente tan pronto como él o ella entra por la puerta.

Si quiero alcanzar el estado de pianista, mi comprensión evolucionada y mis habilidades deben estar tan programadas y mapeadas en mi cerebro que ya no tenga que pensar conscientemente en tocar, porque mi mente subconsciente ahora maneja esa habilidad. Ahora que soy pianista, cualquier pensamiento que tenga sobre tocar, o deseo de expresar mis sentimientos a través de la música, automáticamente encenderá mi cuerpo para realizar la tarea de tocar el piano. Hablamos extensamente en Evolve Your Brain sobre cómo usamos diferentes tipos de memoria, activando diferentes partes del cerebro, para hacer pensamientos conscientes, pensamientos subconscientes. También aprendemos que para dominar cualquier habilidad en particular también se requiere poseer una gran cantidad de conocimiento sobre un tema, recibir instrucción experta en esa área y tener muchas experiencias que nos brinden comentarios.

Todos pasamos de pensar a hacer y a ser, cada vez que aprendemos una habilidad tan bien que podemos hacerlo automáticamente. Conducir es un gran ejemplo. La belleza de este proceso es que podemos usarlo para alcanzar cualquier estado de ser que elijamos, desde ser más pacientes con nuestros hijos hasta estar sanos y ser una persona feliz.

 

  1. ¿Qué es la evolución y cómo podemos hacer evolucionar nuestro cerebro?

Evolucionamos como especie y como individuos. De hecho, nuestra propia evolución personal también hace avanzar a la especie humana. La mayoría de nosotros aprendimos en la escuela que la evolución es el proceso lineal lento por el cual las especies sobreviven a los cambios en su entorno a través de la adaptación a lo largo de generaciones, desarrollando anatomía y fisiología especializadas que ayudan a perpetuar su especie. Nuestro cerebro humano evolucionó de manera lineal hasta hace unos 250,000 años, cuando (por razones que siguen siendo un misterio) un repentino y explosivo período de crecimiento nos dio un neocórtex mucho más grande y denso que el de cualquier otra especie. Este llamado nuevo cerebro es la sede de nuestra conciencia; alberga nuestra capacidad de aprender y razonar, y nuestro libre albedrío para crear. En pocas palabras, nuestro neocórtex, especialmente el lóbulo frontal, nos brinda el potencial de trascender el proceso gradual de evolución y pasar a una evolución rápida y no lineal. Debido a que podemos aprender del conocimiento y de nuestras experiencias, sobre todo de nuestros errores, y dado que tenemos varias formas especializadas de memoria mediante las cuales podemos recordar lo que aprendemos, podemos modificar inmediatamente nuestros pensamientos y nuestro comportamiento. Entonces, a diferencia de otras especies, podemos crear una gama completamente nueva de experiencias en una sola vida. Luego, podemos transmitir lo que aprendimos a nuestra descendencia y a otros miembros de nuestra especie.

En términos del cerebro, la evolución significa aprender, hacer nuevas conexiones sinápticas, mantenerlas y aplicar lo que aprendimos para tener una nueva experiencia, que luego se codifica en el cerebro. Lo que presenta Evolve Your Brain es un proceso que puede hacer que el cerebro dé un salto cuántico, superando ciertos circuitos neuronales que se nos han dado genéticamente y codificando nuevas experiencias e información. Cuando evolucionamos de los estados primitivos de supervivencia conectados en nuestro cerebro, disparamos nuevos pensamientos (que producen nuevos químicos) y modificamos nuestro comportamiento (para crear una experiencia completamente nueva, trayendo así nueva química que afecta a nuestras células), ahora estamos en el camino de la evolución.

Todos tenemos ciertos hábitos y propensiones que hemos heredado genéticamente o que nuestro entorno nos ha condicionado. La evolución personal requiere que rompamos el hábito de ser nosotros mismos y seamos más grandes que nuestro entorno. Rompemos nuestras rutinas y reacciones y comportamientos emocionales habituales al aprender nuevos conocimientos y tener nuevas experiencias. En las primeras etapas del aprendizaje, nos enfrentamos a la novedad. A continuación, siguen momentos durante los cuales revisamos e interiorizamos los nuevos estímulos, a medida que comenzamos a hacerlos familiares o conocidos. Al final de cada proceso de aprendizaje, la información recién adquirida es conocida y familiar; si hemos aprendido un comportamiento o una tarea, ahora puede ser rutinario, incluso automático. Nuestra capacidad para procesar lo desconocido a lo conocido, lo desconocido a lo familiar, lo novedoso a la rutina es la ruta hacia nuestra evolución individual.

 

  1. ¿Son necesarios los programas de formación o las escuelas de sabiduría para desarrollar nuestro cerebro?

En Evolve Your Brain, describo un proceso simple de adquirir conocimiento, recibir instrucción, aplicar lo que hemos aprendido y recibir retroalimentación; así es como evolucionamos nuestro cerebro. Pasamos de pensar a hacer y a ser. Ese proceso secuencial nos permite cambiar. Recomiendo, y lo he encontrado esencial en mi propia experiencia, que si queremos evolucionar de la manera más efectiva, debemos buscar la instrucción de alguien que haya dominado lo que queremos aprender.

Hay muchas personas, programas e instituciones excelentes que pueden ayudarnos a aprender nueva información, aplicar lo que hemos aprendido, tener experiencias nuevas y comenzar a modificar nuestro comportamiento. Cada individuo debe decidir por sí mismo si comenzar con pequeños cambios o dar grandes saltos es lo más apropiado para ellos.

 

Evoluciona tu cerebro: la ciencia de cambiar tu mente: Compra aquí

Creemos en

posibilidad

el poder de cambiarnos a nosotros mismos

la capacidad del cuerpo para sanar

lo poco común

celebrando la vida

milagros

un amor superior

el futuro

actitud

la evidencia

entre sí

Lo nunca visto

sabiduría

nuestros hijos

sincronicidades

libertad

nuestros mayores

mente sobre materia

¿Tu crees? Unete al movimiento

* Al completar este formulario, se registra para recibir nuestros correos electrónicos y puede darse de baja en cualquier momento.