falta traducción: en.general.general.skip_content

TU PEDIDO

Cerrar Carrito

Aclarar su visión

Dr. Joe Dispenza / 18 de marzo de 2016

Getting Clear On Your Vision

La gente a menudo me dice que no puede tener claro lo que quiere. Lo que les digo es que lo están poniendo demasiado difícil. El proceso de crear una nueva visión del futuro es algo que todos hacemos todo el tiempo. ¿Cómo? Debido a que vivimos en un mundo de polaridades y dualidades, cuando experimentamos carencias, estrés o situaciones traumáticas, naturalmente comenzamos a soñar con lo que queremos basándonos en lo que no tenemos.. Por ejemplo, si tiene un trabajo que no le gusta, observe lo que no como (pasado) sobre sus trabajos actuales y anteriores e imagine lo que quisiera (futuro) en el próximo. Este es un proceso evolutivo y cómo las personas comienzan a cambiar y evolucionar con el tiempo.

Tiendo a pensar que la mayoría de nosotros tenemos una visión clara de lo que queremos, pero en realidad le tenemos miedo. Entonces, el verdadero desafío es engendrar el sueño o la visión. A mi modo de ver, hay cuatro impedimentos principales para crear un nuevo futuro:

  1. Cuando llega el momento de soñar con una visión más grande que nuestra realidad actual, no podemos ver más allá de ese primer paso de ocuparnos de nuestras necesidades de supervivencia, por ejemplo-Necesito un carro, necesito pagar mis facturas, etc. Esto hace que nuestra atención permanezca enfocada en lo inmediato en lugar de lanzar nuestro sueño lo suficientemente lejos en el río del tiempo.

  2. Porque no podemos ocuparnos de nuestras necesidades básicas de supervivencia, tenemos dificultad para creer que un nuevo futuro es posible. ¿Por qué entonces soñaríamos con algo más grande? Es porque el cóctel de sustancias químicas derivadas de las hormonas del estrés hace que reduzcamos nuestro enfoque en la materia y los objetos de nuestro mundo inmediato (ahí es donde están el peligro y las amenazas) y dejamos de pensar en los potenciales y posibilidades futuros. Y así la duda comienza a obstruir la visión.

  3. Las conocidas hormonas del estrés por las que vivimos nos hacen ver nuestro futuro a través de la lente del pasado.. ¿Alguna vez se ha preparado para el peor de los casos en el futuro con la suposición de que si ocurre algo en menor grado, al menos estará listo y podrá vivirlo? Cuando estamos en modo de supervivencia, la naturaleza nos ha enseñado que no es el momento de crear, es el momento de correr, luchar o esconderse. ¿Por qué soñar con algo más grande si no podemos superar nuestro yo actual? Esto conduce al estancamiento y la resignación.

  4. Conocimiento e información. Si no nos tomamos el tiempo para contemplar lo que queremos, escribir cosas y aprender nueva información, ¿cómo sabemos qué es posible? Si no estamos llenando nuestros cerebros de conocimiento, entonces no sabremos que existe el trabajo soñado, o que podemos tener una experiencia extracorporal, curarnos de enfermedades o dolores crónicos, o crear algo de la nada. y por lo tanto, ni siquiera somos conscientes de la posibilidad. El conocimiento y la información son la materia prima misma de la creación.

Me has escuchado decir que el conocimiento es el precursor de la experiencia. En otras palabras, el conocimiento es la base que nos permite soñar en grande. Cuanto más conocimiento obtenemos, cuanto más leemos o aprendemos sobre personas que han hecho lo que nos proponemos hacer, más inspirados estamos para hacer que la posibilidad se convierta en realidad.

Del conocimiento a la acción

Aquí está la cosa; si no está dando pasos hacia el futuro que está creando, entonces no cree que sea posible. Fin de la historia.

Solo tomamos decisiones alineadas con nuestro futuro cuando creemos que realmente puede suceder. Aquí es cuando comenzamos a pasar de lo conocido a lo desconocido. En este punto del proceso de creación a la realidad, es fundamental analizar nuestros viejos pensamientos, sentimientos y creencias para que comprendamos completamente que se basan en experiencias pasadas. ¿Por qué? Porque la mayoría de la gente tiende a pensar y sentir dentro de la biología de sus recuerdos pasados. Como resultado, esos pensamientos y sentimientos crean actitudes, las actitudes crean creencias, las creencias crean percepciones y las percepciones crean nuestra realidad. Si nuestros pensamientos y creencias se basan en recuerdos implícitos (programas subconscientes que llenan nuestra realidad) de nuestro pasado, entonces existe una gran probabilidad de que nos estemos perdiendo de nuevas posibilidades. No solo no podemos ver esas posibilidades futuras, sino que nuestro cerebro ni siquiera está programado para verlas.

Entonces, el conocimiento que obtenemos en este proceso se convierte en las mismas huellas de la conciencia y sirve como los ingredientes crudos para pensar, sentir y contemplar de nuevas formas. Esta contemplación comienza un proceso de construcción neurológica en el que esencialmente estamos reconfigurando nuestros cerebros, haciendo que las sinapsis se activen en nuevos patrones y combinaciones. Siempre que hacemos que nuestro cerebro funcione de manera diferente o nueva, literalmente estamos cambiando de opinión. Eso es porque, según la neurociencia, la mente es el cerebro en acción.

Cuando pensamos de nuevas formas, comenzamos a activar el lóbulo frontal, el centro creativo del cerebro. Cuando hacemos preguntas como ...

  • "¿Cómo sería tener un gran trabajo?"
  • "¿Quién tengo que ser para crear una relación amorosa?"
  • "¿Qué se necesitaría para viajar por el mundo?"

... nuestro lóbulo frontal envía señales a través del cerebro, selecciona las redes neuronales existentes (en función del conocimiento que hemos adquirido y las experiencias que hemos tenido) y las une a la perfección para crear un nuevo nivel mental. Cuando esto ocurre, ahora tenemos una nueva intención o visión del futuro. Con la intención encerrada en nuestro lóbulo frontal, el nuevo pensamiento se convierte en una nueva posibilidad o potencial en el campo cuántico.

Ser movido por su visión

Un cierto porcentaje de personas abrazará una emoción elevada y, por lo tanto, se inspirará en su visión del futuro. En ese momento, desde una perspectiva biológica, su cerebro y su cuerpo pasan de vivir en el pasado a vivir en el futuro. Dado que los pensamientos son el vocabulario del cerebro y los sentimientos son el vocabulario del cuerpo, y la forma en que piensas y sientes crea un estado de ser, una vez que se mueven a ese nuevo estado de ser, la intención clara combinada con una emoción aumentada comienza a dar el cuerpo una muestra de lo que es posible en el futuro.

Cuando comenzamos a abrazar una nueva posibilidad, es común que comencemos a escribir nuestras metas (las experiencias futuras que queremos tener) y decidir qué elecciones debemos tomar. Luego comenzamos a revisar nuestros pensamientos y a contemplar y ensayar los comportamientos que vamos a demostrar. Solo pensar y revisar qué acciones tomaremos naturalmente conduce a las experiencias, y una vez que las experiencias comienzan a suceder, crean estados emocionales. Es el proceso constante de crear estos estados emocionales nuevos y elevados lo que comienza a cambiar biológicamente el yo. Así es como nos movemos del antiguo yo al nuevo yo.

Lo que les digo a mis estudiantes es lo siguiente: la conclusión es que si se toman en serio la creación de un nuevo futuro, entonces será mejor que se comprometan en el proceso de crear una visión del futuro, porque si no lo está, entonces simplemente significa que estás más enamorado de tu pasado que de tu futuro. Es así de simple.

Creemos en

posibilidad

el poder de cambiarnos a nosotros mismos

la capacidad del cuerpo para sanar

lo poco común

celebrando la vida

milagros

un amor superior

el futuro

actitud

la evidencia

entre sí

Lo nunca visto

sabiduría

nuestros hijos

sincronicidades

libertad

nuestros mayores

mente sobre materia

¿Tu crees? Unete al movimiento

* Al completar este formulario, se registra para recibir nuestros correos electrónicos y puede darse de baja en cualquier momento.