falta traducción: en.general.general.skip_content

TU PEDIDO

Cerrar Carrito

La mente es el cerebro en funcionamiento

Dr. Joe Dispenza / 10 de junio de 2019

De la entrevista con el Dr. Joe Dispenza y Revista Ciencia y Conciencia

 Revista Ciencia y Conciencia: ¿Cuáles fueron los principales descubrimientos e investigaciones en el campo de la neurociencia que han apoyado su intuición en la forma de la realidad de la mente? "

Todo lo que nos compone, el "tú" y el "yo", nuestros pensamientos, nuestros sueños, nuestros recuerdos, nuestras esperanzas, nuestros sentimientos, nuestras fantasías secretas, nuestros miedos, nuestras habilidades, nuestros hábitos, nuestros dolores y alegrías, es grabado en el entramado viviente de 100 mil millones de células cerebrales. Si aprende incluso un poco de información hoy, las diminutas células del cerebro establecerán nuevas conexiones entre ellas y se alterará quién es “usted”. Las imágenes que creamos en nuestra mente a medida que procesamos diferentes corrientes de conciencia dejan huellas en los vastos campos interminables del paisaje neurológico, que crea la identidad llamada "tú". Porque el "tú", como ser sensible, está inmerso y realmente existe en la red eléctrica interconectada del tejido celular del cerebro. La forma en que nuestras células nerviosas están organizadas específicamente por lo que aprendemos, lo que recordamos, lo que experimentamos, lo que imaginamos para nosotros mismos, lo que tememos, así como lo que pensamos sobre nosotros mismos, nos define individualmente y se refleja en nuestro cableado neurológico interno. . Somos un trabajo en progreso.

El cerebro es el órgano del cambio. Existe un concepto en neurociencia llamado neuroplasticidad, que demuestra que el cerebro se altera cada vez que aprendemos algo nuevo. También cambia cuando tenemos alguna experiencia nueva. Surge la pregunta: "¿Cuántas cosas nuevas he aprendido recientemente que puedo recordar y cuántas experiencias nuevas he tenido últimamente?" Nuestra materia gris también se reorganiza durante los momentos en que elegimos modificar nuestro comportamiento para hacer un mejor trabajo en la vida. En otras palabras, cuando realmente cambiamos de opinión, el cerebro cambia ... y cuando cambiamos de cerebro, la mente cambia.

Esto es lo que quiero decir. Por definición en neurociencia, la mente es el cerebro en acción. La mente es el cerebro en funcionamiento. Es producto de la actividad cerebral cuando está animado por la vida. Ahora, con 100 mil millones de células nerviosas conectadas a la perfección, se hace evidente que podemos producir muchos niveles diferentes de la mente. Prácticamente, podemos hacer que el cerebro funcione de manera diferente porque podemos influir en el cerebro para que dispare en diferentes secuencias, diferentes patrones y en diferentes combinaciones con el fin de producir muchos estados mentales diversos.

Por ejemplo, la mente que usamos para maquillarnos es diferente al estado mental que usamos para conducir nuestro automóvil. Hacemos que el cerebro funcione de manera diferente cuando nos cepillamos los dientes en comparación con cuando tocamos el violín. Del mismo modo, adoptamos una actitud diferente cuando hacemos de víctima en contraste con cuando demostramos alegría. Todo esto es así, porque simplemente podemos forzar a grupos de células nerviosas a disparar de muchas formas distintas.

Hace no más de treinta o cuarenta años, había una creencia unánime en el campo de la neurociencia de que el cerebro estaba programado, lo que significa que nacemos con una cierta cantidad de conexiones neurológicas y la finalidad en la vida era que íbamos a terminar como nuestros padres. Era una percepción aceptada que este delicado órgano llamado cerebro no podía mejorar su hardware. Pero con el advenimiento de las últimas tecnologías en imágenes funcionales (escáneres cerebrales), es evidente que es muy posible hacer que el cerebro funcione (procesar la mente) de manera diferente. De hecho, algunas de las investigaciones de la Universidad de Wisconsin han demostrado que algo tan simple como la atención o la concentración focalizada es una habilidad como el golf o el tenis. En otras palabras, cuanto más practiques el ser consciente o consciente, mejor lo harás.

Ahora, aquí radica la paradoja. Si realmente podemos cambiar el cerebro y cambiar la mente, entonces, ¿quién está haciendo el cambio del cerebro y la mente? El cerebro no puede cambiarse a sí mismo. Es un órgano como un riñón o un hígado. El cerebro no es nada sin vida. La mente no puede cambiar el cerebro porque la mente es producto del cerebro. Recuerde, la mente es el cerebro en acción. Entonces, ¿quién está haciendo el cambio de cerebro y de mente? La respuesta es la palabra que ha estado eludiendo a científicos y filósofos durante cientos de años. Es la conciencia la que usa el cerebro y el cuerpo para producir muchos niveles diferentes de mente. Y es solo cuando somos verdaderamente conscientes y conscientes que podemos hacer cambios medibles en quiénes somos y cómo controlamos nuestras vidas.

Además, las imágenes funcionales han demostrado claramente que también podemos cambiar el cerebro con solo pensar de manera diferente. Por ejemplo, si tuviéramos dos grupos de personas que nunca tocaron el piano y le dijéramos al primer grupo cómo tocar físicamente ejercicios con los dedos con una sola mano como escalas y acordes, sus cerebros cambiarían como resultado de esta nueva actividad. Entonces, si practicaran dos horas al día durante cinco días, los resultados de antes y después de los escáneres funcionales del cerebro mostrarían claramente nuevas áreas del cerebro activadas. En esencia, no solo estarían creando una nueva mente, sino que literalmente estarían desarrollando nuevos circuitos cerebrales. Sin embargo, si luego le pedimos a un segundo grupo que ensaye mentalmente las mismas escalas y acordes en su mente durante la misma cantidad de tiempo, crecerían la misma cantidad de conexiones cerebrales que el grupo que demostró físicamente la actividad. En pocas palabras, cuando estamos realmente concentrados y atentos, el cerebro no sabe la diferencia entre lo que está sucediendo en el ojo de nuestra mente y lo que está sucediendo en el mundo externo.

Otras investigaciones han demostrado resultados similares, no solo en el cerebro sino también en el cuerpo. Estas pruebas han demostrado que existe una conexión absoluta entre la mente y el cuerpo; de hecho, la mente cambió el cuerpo. En un estudio, los sujetos a los que se les pidió que hicieran un ejercicio con los dedos contra la resistencia de un resorte en el transcurso de 4 semanas durante una hora al día mostraron un aumento del 30 por ciento en la fuerza muscular. (Nada especial allí). Sin embargo, el segundo grupo nunca levantó un dedo. Practicaron mentalmente la misma actividad durante el mismo período de tiempo y demostraron un aumento del 22 por ciento en la fuerza muscular sin ninguna actividad física. Esta investigación es significativa porque mostró claramente que tanto el cuerpo como el cerebro cambiaron antes de la experiencia de realmente tirar del resorte. Lo que quiero decir es esto: sin tocar el resorte o hacer físicamente el ejercicio, el cuerpo era más fuerte para reflejar un esfuerzo mental, no un esfuerzo físico. Estos dos estudios son importantes porque muestran que nuestros pensamientos, nuestras intenciones y nuestras meditaciones pueden producir cambios físicos.

Debido al tamaño del lóbulo frontal del cerebro humano, podemos hacer que el pensamiento sea más real que cualquier otra cosa. Ese es el privilegio de ser humano. Y cuando este fenómeno de entrenamiento mental se manifieste, el cerebro a nivel sináptico parecerá que ha tenido la experiencia real. Y con una práctica constante, el cerebro y el cuerpo cambiarán físicamente en la realidad física sin tener nunca una experiencia física. Estamos por delante de esa realidad particular porque nuestra conciencia ha realizado cambios en la realidad física. Creamos el hardware neurológico para utilizarlo en la experiencia futura que nos espera.

Al aplicar esta comprensión al modelo cuántico, que establece que nuestra mente subjetiva tiene un efecto o control sobre nuestro mundo objetivo (la conciencia crea la realidad), podemos comenzar a explorar la idea de que si nuestro cerebro y nuestros cuerpos están evidenciando cambios físicos para mirar como si la experiencia ya hubiera sucedido como resultado de nuestros esfuerzos mentales y antes de que ocurriera la manifestación física de la conciencia, ¡entonces teóricamente la experiencia nos encontrará!

Creemos en

posibilidad

el poder de cambiarnos a nosotros mismos

la capacidad del cuerpo para sanar

lo poco común

celebrando la vida

milagros

un amor superior

el futuro

actitud

la evidencia

entre sí

Lo nunca visto

sabiduría

nuestros hijos

sincronicidades

libertad

nuestros mayores

mente sobre materia

¿Tu crees? Unete al movimiento

* Al completar este formulario, se registra para recibir nuestros correos electrónicos y puede darse de baja en cualquier momento.