falta traducción: en.general.general.skip_content

TU PEDIDO

Cerrar Carrito

Nuevos estudios apuntan continuamente a la eficacia de la meditación

Dr. Joe Dispenza / 09 de mayo de 2019

New Studies Continuously Point to the Efficacy of Meditation

Nunca se sabe qué será lo que moverá su vida en una nueva dirección. Por ejemplo, fue una lesión al correr lo que impulsó a Sara Lazar, neurocientífica de Mass General y de la Escuela de Medicina de Harvard, a comenzar a estudiar meditación. Todo comenzó después de sufrir una lesión mientras entrenaba para el maratón de Boston. Debido a su lesión, su fisioterapeuta le aconsejó que se estirara más, por lo que, naturalmente, comenzó a practicar yoga.

Lazar había escuchado todas las afirmaciones sobre el yoga y sus beneficios, pero ella estaba mayormente interesada en la fisioterapia. Sin embargo, no tardó en darse cuenta de que se sentía más tranquila, más compasiva, paciente y de corazón abierto.

Siendo un estudiante curioso por naturaleza, Lazar comenzó a leer sobre la literatura científica detrás de la atención plena y la meditación, una categoría en la que a menudo se incluye el yoga. Lo que encontró fue una gran cantidad de evidencia que apuntaba a los efectos positivos generales de la meditación en el cuerpo, incluida la disminución del estrés, la depresión y la ansiedad, así como la reducción del dolor y el insomnio, al tiempo que aumenta la calidad de vida en general. Esto la llevó a su propia investigación en neurociencia.

En su primer estudio, miró a personas que habían estado meditando durante siete a nueve años y las comparó con un grupo de control. Lo que descubrió fue que aquellos que habían estado practicando la meditación durante mucho tiempo habían aumentado la materia gris en su corteza auditiva y sensorial, en la ínsula y las regiones sensoriales del cerebro y en varias otras áreas. También se encontraron aumentos en la materia gris en una región del cerebro vinculada a la corteza frontal, que está asociada con la toma de decisiones y la memoria. Quizás el aspecto más sorprendente del estudio fue que, si bien la corteza cerebral de la mayoría de las personas se encoge a medida que envejecen, los meditadores de 50 años del estudio tenían la mismo cantidad de materia gris como aquellos que tienen la mitad de su edad. Imagínese eso: la meditación puede hacer que tenga un cerebro más joven. También puede hacer que su cerebro desarrolle nuevas neuronas, contrariamente a la teoría anticuada que una vez se dijo que esto era imposible.

Uno de los principales beneficios de la meditación consciente es que obliga a la persona a reducir la velocidad y a comprometerse con el momento presente. Lo hace desafiándolos a que presten más atención a las sensaciones físicas de la meditación, como la respiración, las sensaciones de energía dentro del cuerpo y los sonidos que los rodean.

Para verificar sus resultados, Lazar llevó a cabo una segundo estudio. En él, inscribió a participantes que nunca habían meditado y los puso en un programa de atención plena de ocho semanas. Su pregunta era: ¿podría ser que las personas que meditaban desde hacía mucho tiempo tuvieran más materia gris para empezar?

Lo que encontró fue que en solo ocho semanas de meditación, los participantes experimentaron un engrosamiento en varias regiones del cerebro, incluido el hipocampo izquierdo (involucrado en el aprendizaje, la memoria y la regulación emocional); el TPJ (involucrado en la empatía y la capacidad de tener múltiples perspectivas); y una parte del tronco encefálico llamada protuberancia (donde se generan los neurotransmisores reguladores). La amígdala de los nuevos meditadores también se contrajo, que es el centro de supervivencia del cerebro y el área que se correlaciona con la reducción del estrés. La amígdala es una región del cerebro asociada con el miedo, la ansiedad, el dolor y la agresión.

Se pidió a los participantes del estudio que meditaran durante 40 minutos al día, pero el promedio resultó ser de 27 minutos al día. Desde 2013, hemos estado realizando nuestros propios estudios, midiendo cuantitativamente la transformación a través del poder de la meditación. De hecho, mi equipo de investigación y yo descubrimos que en solo cuatro días de meditación regular durante un retiro avanzado, se activó el gen de la neurogénesis, que es el crecimiento de nuevas neuronas en respuesta a experiencias y aprendizajes novedosos.

Lo que ahora sabemos empíricamente es que no importa cuánto tiempo dediques, al igual que el ejercicio, la meditación es una práctica: cuanto más lo hagas, mejor lo harás, y como si estuvieras entrenando para ponerte en forma, diez minutos es mejor que ningún minuto. Entonces, ¿por qué no hacer crecer su cerebro para tener más de las materias primas en su cerebro para crear, inventar, soñar, aprender, recordar y mejorar su mente y conciencia?

 

 

Creemos en

posibilidad

el poder de cambiarnos a nosotros mismos

la capacidad del cuerpo para sanar

lo poco común

celebrando la vida

milagros

un amor superior

el futuro

actitud

la evidencia

entre sí

Lo nunca visto

sabiduría

nuestros hijos

sincronicidades

libertad

nuestros mayores

mente sobre materia

¿Tu crees? Unete al movimiento

* Al completar este formulario, se registra para recibir nuestros correos electrónicos y puede darse de baja en cualquier momento.