falta traducción: en.general.general.skip_content

TU PEDIDO

Cerrar Carrito

Tocar la sinfonía de su cerebro: mantenerse en sintonía

Dr. Joe Dispenza / 10 de abril de 2015

Playing Your Brain’s Symphony: Staying in Tune

Si has visto 2001: Una odisea del espacio probablemente esté familiarizado con el tema musical icónico de la película. La pieza - También Sprach Zarathustra del compositor Richard Strauss, comienza en voz baja con un órgano bajo, casi amenazador. El compositor sostiene las notas durante unos veinte segundos y luego rompe la tensión con un cuerno suave que se convierte en un triunfante bum-bum. Un bombo pesado entra con lo que se ha convertido en una cadencia reconocible al instante que restablece la música y comienza el tema de nuevo. 

Elegí esta pieza musical porque me resulta familiar, pero también para ilustrar un punto. ¿Qué pasaría si los trompetistas llegaran tarde o tocaran la nota equivocada? Imagina esa línea de batería familiar acelerada o fuera de tiempo. Estos pequeños errores producen grandes cambios en cómo suena y se siente la composición. Los músicos no están sincronizados y la canción desciende rápidamente a discordancia. caos.

El cuerpo humano es un instrumento y, al igual que un instrumento, necesita afinarse. El estrés nos desequilibra y nos mueve de vivir en la creación a vivir en la supervivencia. Las hormonas del estrés preparan el cerebro y el cuerpo para prepararse para una emergencia grave que puede ocurrir o no. Cuando esto sucede una y otra vez, las diferentes partes del cerebro dejan de funcionar juntas y, en cambio, concentran la energía en sus necesidades individuales pero separadas. El efecto en el cerebro es similar al de una orquesta desincronizada.

Muchos de nosotros vivimos nuestras vidas en un estado de estrés constante. Piense en su día por un momento. ¿Qué hiciste? Tal vez fue a trabajar donde tenía que dar una presentación a un cliente importante. Estabas tan ocupado que te olvidaste de comer. Luego tenías que llevar a tu hija a la práctica de fútbol y luego hacer algunos recados solo para quedarte atascado en el tráfico en el camino de regreso a recoger a tu hija. Cuando finalmente llegas a casa estás demasiado cansado para cocinar, así que pides pizza. Su hijo le pide ayuda con la tarea, su esposo dice que el auto está actuando raro y usted olvidó llamar al plomero para ver si podía arreglar ese grifo que gotea.

¿Suena familiar? Lo que quizás no se dé cuenta es que este estado constante de excitación crea un tipo muy específico de onda cerebral. Estas ondas cerebrales indican al sistema nervioso que responda de la manera adecuada. Cuando estás en beta alta (como en el ejemplo anterior) estás enfocando tu atención hacia afuera. Estás dedicando todo tu tiempo, energía y pensamientos al mundo exterior. Esto acelera su sistema endocrino para producir sustancias químicas de estrés que lo ayudarán a pasar el momento, pero si el momento nunca pasa, su cuerpo nunca podrá recuperarse. Las personas que viven en niveles altos de beta son mucho más susceptibles a enfermedades y afecciones crónicas como presión arterial alta, ansiedad y trastornos digestivos, por nombrar algunos.

Salir de este ciclo no solo es importante para nuestra salud, también es un componente necesario del cambio. Cuando estamos en Beta, estamos en supervivencia y estamos tan obsesionados con pensar en lo que acaba de suceder (el pasado familiar) y lo que podría suceder (el futuro predecible) que no podemos vivir en el momento presente. Como sabemos por el Modelo Cuántico de Realidad, el momento presente es un tiempo de creación donde existe la posibilidad.

Encontrar el momento presente requiere pasar de Beta a Alpha a Theta. Las ondas alfa son como una puerta que te permite pasar de tu mente consciente, pasando de tu mente analítica a tu mente subconsciente. Cuando estás en Theta, el cuerpo está dormido pero la mente está despierta. Esto es importante porque si ha estado viviendo en un nivel beta alto, su cuerpo se ha convertido en la mente. En Theta puedes empezar a reconfigura tu cerebro y cambie esos hábitos que lo han atrapado en un estado perpetuo de estrés.

Entrenar tu mente para hacer la transición de Beta a Theta requiere meditación. Cuando cierras los ojos y comienzas a meditar, comienzas a bloquear el mundo externo, lo que hace que sea más fácil entrar. Hacerlo te permite dejar atrás esa identidad familiar y te acerca al momento presente en el que no eres un cuerpo, nadie, nada, ningún lugar en un instante. En ese momento creas coherencia, empujas tu cerebro y tu cuerpo a la homeostasis y te conviertes en un instrumento afinado.

Como puede imaginar, incluso solo tomar pequeños momentos diarios de meditación para alcanzar este estado actual de mente y cuerpo, permite que su sistema nervioso se vuelva a calibrar y recupere la armonía y el equilibrio. La práctica regular de esta actividad le ayudará a mantener el orden interno, independientemente de las condiciones de su entorno externo. Los estudiantes de nuestro trabajo que practican la meditación todos los días han hecho de esto una habilidad.


 

Explicación de las ondas delta, alfa y gamma

Cuando estás en un sueño profundo, es muy probable que estés en Delta. Cuando nacemos, pasamos los primeros años de nuestra vida en Delta. Debido a que no hemos desarrollado una mente analítica, la información que recibimos va directamente a nuestro subconsciente. Con el tiempo, comenzamos a crear memorias asociativas mediante las cuales establecemos conexiones entre los estímulos externos y los cambios en nuestra química interna. Un ejemplo clásico de esto es cuando un bebé llora para poder alimentarse.

Cuando cierras los ojos, comienzas a bloquear el mundo externo y entras en Alfa. Generalmente estamos más relajados en Alfa, lo que permite que el cerebro entre en un estado meditativo ligero. El desarrollo de este tipo de ondas cerebrales permite la creación de la mente analítica. Es aquí donde comenzamos a sacar conclusiones más profundas sobre cómo funciona el mundo y la causa y efecto del comportamiento.

Las ondas gamma están asociadas con una función cerebral superior. En este elevado nivel de conciencia, eres más feliz y más compasivo. Las ondas gamma nos permiten dar sentido al mundo que nos rodea y nos ayudan a recordar.

 

Foto cortesía Will Folsom vía Flickr

 

Creemos en

posibilidad

el poder de cambiarnos a nosotros mismos

la capacidad del cuerpo para sanar

lo poco común

celebrando la vida

milagros

un amor superior

el futuro

actitud

la evidencia

entre sí

Lo nunca visto

sabiduría

nuestros hijos

sincronicidades

libertad

nuestros mayores

mente sobre materia

¿Tu crees? Unete al movimiento

* Al completar este formulario, se registra para recibir nuestros correos electrónicos y puede darse de baja en cualquier momento.