falta traducción: en.general.general.skip_content

TU PEDIDO

Cerrar Carrito

La frecuencia de la vida

Dr. Joe Dispenza / 12 de octubre de 2015

The Frequency of Life

Te despiertas; frotar el sueño de tus ojos, tal vez bostezar y luego ¿qué? Si tienes un teléfono inteligente el siguiente paso probablemente incluya revisar su correo electrónico, Facebook, mensajes de texto o un sitio de noticias favorito. El mundo está literalmente en nuestras manos. Tenemos acceso las 24 horas del día, los 7 días de la semana a una gran cantidad de información que ha transformado radicalmente nuestra forma de vida.

Tómate un momento para pensar en tu día típico. ¿Cuánto tiempo se pasa frente a una pantalla? Y sí, me doy cuenta de que estás mirando uno ahora mientras lees esta publicación. Hay razones válidas para mantenerse conectado, ya sea mirando fotos de miembros de la familia que viven en el otro lado del mundo o para estar al tanto de lo que sucede en todo el mundo.

Gran parte de este contenido tiene el potencial de enriquecer nuestras vidas y proporcionarnos una mayor comprensión de nosotros mismos y de los demás. Desafortunadamente, y seamos honestos, perdemos mucho tiempo y energía dividiéndonos en zonas frente a nuestros dispositivos. Parece que estamos en una encrucijada en la que valoramos esta nueva libertad, pero no estamos seguros de cómo manejarla.

Recientemente, ha habido un llamado a regresar a una forma de vida más simple que incluye "volver a la naturaleza". Esta idea es algo vaga y no presenta una visión honesta sobre la lucha de la raza humana por vivir y superar su entorno. Durante siglos, la gente estuvo a merced de la naturaleza. Vivíamos en un modo de supervivencia constante mientras lidiamos con todo, desde enfermedades inexplicables hasta un clima impredecible y la escasez de alimentos.

La otra cara es nuestra realidad actual, que consiste en el uso excesivo de la naturaleza y sus recursos hasta el punto de la crisis. Tiene que haber un equilibrio entre estar a merced de nuestro medio ambiente y la explotación del mundo natural. Resulta que ese equilibrio ya existe dentro de cada uno de nosotros.

En 1952, el físico Winfried Otto Schumann hizo un descubrimiento que no parecía tener mucha importancia en ese momento. Schumann calculó la frecuencia de las resonancias que rebotan entre la superficie de la Tierra y la ionosfera altamente conductora. Las resonancias son picos del espectro en el campo electromagnético de la Tierra que ocurren dentro de una frecuencia específica.

Schumann calculó la frecuencia en 7.83 hercios, que es exactamente la misma frecuencia que las ondas alfa emitidas por el cerebro humano. Como sabemos, las ondas alfa influyen en nuestro sistema inmunológico o, cuando están fuera de equilibrio, pueden alterar nuestros niveles de estrés y ansiedad. En alfa estamos más relajados, más creativos e imaginativos, aprendemos mejor, analizamos menos y la fisiología de nuestro cuerpo cambia a un equilibrio más interno.

Un interesante estudio por el profesor R. Weaver analizó lo que sucedió cuando se bloqueó a los sujetos para que no recibieran la frecuencia natural de la Tierra de 7.83 hercios. Los participantes fueron alojados en un búnker subterráneo durante cuatro semanas. Con el tiempo, desarrollaron dolores de cabeza y se angustiaron emocionalmente. Los síntomas desaparecieron inmediatamente cuando Weaver trajo un transmisor hecho por el hombre y lo sintonizó a 7.83 hercios para volver a arrastrar los cerebros del sujeto a la resonancia de Shumann.

Un experimento separado realizado en 2011 por el Dr. Luke Montanye cambió fundamentalmente nuestra comprensión de cómo funciona la vida. Montanye extrajo todo el ADN de los tubos de ensayo llenos de muestras de agua y los expuso a la frecuencia de 7.83. El agua, que no tenía ADN, produjo nuevas moléculas a pesar de que no había vida.

Montanye teorizó que nuestro ADN se comunica a través del campo electromagnético invisible que rodea nuestra Tierra viva y al que todos estamos conectados. Las implicaciones de esta investigación son alucinantes. Parece que la frecuencia electromagnética de la Tierra no solo tiene algo que ver con el sustento de la vida aquí en nuestro planeta, sino que también participa en su creación.

Todo esto es interesante, pero ¿qué significa? Bueno, para nuestros propósitos, parece que la Tierra, y toda la vida, tiene un pulso específico. Nosotros, y por nosotros, me refiero a todo, estamos conectados al campo de energía de la Tierra que nos ayuda a mantener, sustentar y crear vida, solo que aquí no necesitamos Wi-Fi para obtener acceso. La Tierra tiene su propio Wi-Fi que de alguna manera influye en nuestros procesos corporales.

Podemos aprovechar esta frecuencia saliendo al exterior. Numeroso estudios han demostrado que el simple hecho de estar expuestos a la naturaleza puede mejorar nuestro estado de ánimo y nuestra salud en general. Además, podemos transformarnos aprovechando la resonancia Schumann porque nuestros propios biorritmos personales y la energía de nuestros sistemas nerviosos y cuerpos se sincronizan con la frecuencia de la Tierra.

Al hacer esta práctica simple, cambiamos los patrones de ondas cerebrales beta que son consistentes con una alta excitación o estrés. Y cuanto más estresado estás, más altas son las ondas cerebrales beta. Cuando comenzamos a sincronizarnos con la naturaleza, nuestra respiración cambia y se vuelve más relajada, nuestro ritmo cardíaco puede disminuir y nuestra conciencia cambia. Esa es la belleza de sumergirse en la naturaleza.

Además, cuando estás bajo el control del sistema nervioso de lucha o huida, tiendes a obsesionarte con las cosas de tu vida. Su atención se estrecha, se enfoca más en los objetos y se obsesiona con las cosas, lo que conduce al desequilibrio. Tu hiperenfoque en el mundo material mejora ese enfoque de mente estrecha y cambia la forma en que prestas atención.

Sin embargo, cuando estás en la naturaleza, tiendes a abrir tu enfoque y mirar el panorama general. Cuando miras un paisaje, miras el cielo de medianoche, te paras en la cima de una montaña mirando hacia el valle o pasas tiempo en la playa mirando hacia el horizonte, estás moviendo tu conciencia de un enfoque estrecho a más de un enfoque abierto y su cerebro se vuelve más coherente. Y cuando tu cerebro es coherente, eres coherente.

La práctica es fácil y comienza con la forma en que prestamos atención. Puede probar esto la próxima vez que salga a caminar. Deja tu tecnología en casa para no caer en la tentación. Deje que su atención se dirija a algo como un árbol o una nube y ábrase para ver la extensión de la escena. Permítase tiempo para relajarse y respirar sin preocupaciones. En muy poco tiempo empezarás a notar que tu cuerpo y tu mente se sienten más relajados. Pronto, sus ondas cerebrales comenzarán a disminuir y entrará en alfa, la misma resonancia del campo magnético de la Tierra. Pase un tiempo aquí y conéctese con la naturaleza y la frecuencia de la vida.

Imagen cortesía de Bartosz Makara está licenciado bajo 2.0 CC

Creemos en

posibilidad

el poder de cambiarnos a nosotros mismos

la capacidad del cuerpo para sanar

lo poco común

celebrando la vida

milagros

un amor superior

el futuro

actitud

la evidencia

entre sí

Lo nunca visto

sabiduría

nuestros hijos

sincronicidades

libertad

nuestros mayores

mente sobre materia

¿Tu crees? Unete al movimiento

* Al completar este formulario, se registra para recibir nuestros correos electrónicos y puede darse de baja en cualquier momento.