falta traducción: en.general.general.skip_content

TU PEDIDO

Cerrar Carrito

El mayor misterio sin resolver: la evolución

Dr. Joe Dispenza / 24 de junio de 2016

The Greatest Unsolved Mystery—Evolution

La evolución humana es quizás uno de los misterios sin resolver más fascinantes que existen. Si bien es un hecho científico que no evolucionamos de los neandertales, sino que coexistimos con ellos, algo sísmico e inexplicable ocurrió en nuestra evolución en algún lugar entre 250,000 y 300,000 años atrás.

A medida que los animales y las especies evolucionaron, su masa cerebral aumentó en la misma proporción que sus pulmones, hígado, estómago y el resto de su estructura física. La mayoría de los mamíferos alcanzaron la cúspide de su evolución en complejidad y masa cerebral hace unos 250,000 años. Los primeros humanos deberían haberse desarrollado y estancado al mismo ritmo que otros animales durante el período, pero sucedió algo extraordinario; el neocórtex humano, la parte del cerebro responsable de un funcionamiento superior, como la percepción sensorial, las habilidades motoras, el aprendizaje, el razonamiento, la conciencia, la creatividad y el pensamiento consciente, experimentó un enorme salto en masa y complejidad general en un corto período de tiempo. 

Esta repentina aceleración en el volumen y la densidad de la masa cerebral parece haber ocurrido de manera espontánea e inexplicable, en oposición al curso normal y lineal de la evolución. ¿Qué causó este desarrollo cerebral explosivo, que nos dio un neocórtex mucho más grande y denso que el de cualquier otra especie? ¿Por qué el cerebro se expandió en un grado tan grande, mientras que el tamaño de la cabeza, tanto en general como en relación con el crecimiento del resto del cuerpo, no siguió el mismo ritmo?

El volumen total del cráneo humano se agrandó hasta cierto punto, pero no proporcionalmente, como lo predeciría la evolución animal. Los científicos creen que si la cabeza humana hubiera crecido al mismo ritmo que el cerebro, la pelvis femenina no podría haber acomodado la circunferencia de la cabeza agrandada de un bebé durante el nacimiento.

Incluso hoy en día, el proceso de parto humano sigue siendo riesgoso y difícil debido al tamaño de la cabeza del feto. En aquel entonces, un aumento en el tamaño de la cabeza fetal sin un aumento en el tamaño de la pelvis habría acelerado la mortalidad infantil y materna, y los humanos habrían sido eliminados como especie. Una posible solución que rechazó la madre naturaleza fue simplemente aumentar el tamaño de la pelvis femenina para permitir una mayor circunferencia de la cabeza fetal. Solo podemos imaginar en qué forma habrían evolucionado las hembras si hubiera habido este aumento en el tamaño de la cabeza. Con tal aumento en la capacidad pélvica, esto probablemente habría obligado a las primeras mujeres humanas a retroceder en cuatro patas.

La solución de la naturaleza a la necesidad de un cerebro más grande sin un aumento correspondiente en el tamaño del cráneo fue simple y elegante. El cerebro se dobló sobre sí mismo de modo que alrededor del 98 por ciento de la neocorteza se oculta dentro de los pliegues. Así como un abanico japonés cuando se pliega oculta sus motivos florales debajo de la superficie, el nuevo cerebro envuelto oculta la mayor parte de su materia gris y material. Este diseño, que se parece mucho a una nuez, es una forma eficiente de empaquetar más material en un espacio más pequeño.

El plegamiento del cerebro sobre sí mismo fue una adaptación que dio a los primeros humanos ventajas cruciales sobre otras especies de su entorno. Al aumentar el potencial de los primeros humanos para crecer en inteligencia y en su capacidad de aprender, sin comprometer el cuerpo de otras formas, el plegamiento del cerebro nos dio una ventaja evolutiva que mejoró las posibilidades de supervivencia de nuestra especie. El plegamiento del cerebro y la evolución del nuevo cerebro también le dieron a la humanidad un potencial de crecimiento mental que apenas hemos aprovechado, incluso hoy.

Los seres humanos de hoy en día todavía tienen casi la misma masa cerebral proporcional que teníamos hace 250,000 a 300,000 años. Una vez que nos convertimos en una nueva especie de humanos con un nuevo cerebro agrandado, ya no estábamos limitados a viajar por el largo y lineal camino evolutivo que el resto de las criaturas del planeta tenían que seguir. Sin embargo, es evidente que nuestra especie en su conjunto no está utilizando toda la capacidad del nuevo cerebro.

Quizás no nos hayan contado toda la historia de nuestra evolución o simplemente no la hemos descubierto todavía, pero la Madre Naturaleza ha sido tan metódica con todas las demás especies en la historia de la evolución que uno no puede evitar preguntarse. ¿Qué crees que causó este gran salto en la evolución? Es posible que tengamos que usar ese 20% adicional de nuestra capacidad cerebral para resolverlo.

 

Foto: LuciaJoy

Creemos en

posibilidad

el poder de cambiarnos a nosotros mismos

la capacidad del cuerpo para sanar

lo poco común

celebrando la vida

milagros

un amor superior

el futuro

actitud

la evidencia

entre sí

Lo nunca visto

sabiduría

nuestros hijos

sincronicidades

libertad

nuestros mayores

mente sobre materia

¿Tu crees? Unete al movimiento

* Al completar este formulario, se registra para recibir nuestros correos electrónicos y puede darse de baja en cualquier momento.