falta traducción: en.general.general.skip_content

TU PEDIDO

Cerrar Carrito

La naturaleza de la crianza y la crianza de la naturaleza

Dr. Joe Dispenza / 30 de septiembre de 2016

The Nature of Nurture and the Nurture of Nature

¿Alguna vez te has preguntado por qué, a pesar de nuestros mejores esfuerzos, ciertas situaciones hacen que actuemos como nuestros padres?

Si bien a menudo pensamos en esto como un mecanismo de comportamiento aprendido, una nueva investigación del Dr. Brian Dias de la Universidad de Emory apunta a naturales desempeñando un papel, lo que sugiere que es posible que cierta información se herede biológicamente a través de cambios químicos que ocurren en el ADN. Llegó a esta conclusión en un estudio que descubrió el hecho de que los ratones pueden transmitir información aprendida sobre experiencias traumáticas o estresantes, en este caso, el miedo al olor a flor de cerezo, a las generaciones posteriores. Esto proporciona una evidencia convincente de la transmisión biológica de la memoria desde el cerebro al genoma.

Lo que este descubrimiento nos dice es que los resultados psicológicos y emocionales de eventos traumáticos que un padre (o generaciones anteriores) experimentó pueden transmitirse a su descendencia. Este concepto se llama huella genética, y puede explicar por qué algunos hijos de sobrevivientes del holocausto tienen ciertas ansiedades, o por qué una persona que ha sido abusada por sus padres, cuyos padres abusaron de ellos, luego abusa de otros. Sin embargo, el hecho de que una persona haya heredado una propensión (o una memoria biológica) no significa que esta propensión sea una sentencia dictada. Epigenética—El estudio de los mecanismos moleculares mediante los cuales el ambiente controla la actividad de los genes — nos dice que los genes no son auto-emergentemás bien, algo en el entorno tiene que desencadenarlos.

Las últimas investigaciones en epigenética sugieren que las emociones que abrazan ambos padres momentos u horas antes de la concepción se transmiten, convirtiéndose así en nuestra primera guía genética. El resultado es que el organismo (o niño) tiene que adaptarse al mismo entorno y condiciones emocionales que estaban siendo percibidas por sus progenitores.

Entonces, si el ambiente antes de la concepción era hostil, el sistema nervioso del nuevo organismo tiene que moldearse para poder sobrevivir en el mismo ambiente. A continuación, se señalan los genes que le permitieron tener éxito en ese entorno, afectando así el sistema nervioso de las generaciones posteriores.

Como ejemplo, digamos que desde que eras niño observaste a tus padres (contribuyentes genéticos) comportarse de cierta manera y recrear las mismas experiencias una y otra vez dentro del entorno familiar. A nivel ambiental, te estaban capacitando y condicionando para que asumieras las mismas personalidades que tus padres, porque dentro de ese entorno familiar comenzaste a seleccionar e instruir los mismos genes que expresaban tus padres, lo que sus padres también habían hecho, y así continúa. .

Debido a que es el entorno el que activa los genes, estos comportamientos explican el concepto de nutrir. El concepto de nutrir dice que, de hecho, podemos cambiar quiénes somos gracias tanto a la nueva ciencia de la epigenética como a la neuroplasticidad. Todo esto plantea la pregunta: si los recuerdos traumáticos pueden transmitirse a través de nuestro ADN, ¿no podrían transmitirse también los recuerdos espirituales, cósmicos o trascendentes?

Muchos de nosotros hemos visto los escáneres cerebrales de personas que han tenido eventos internos místicos, trascendentes o interdimensionales en nuestros talleres. Cada uno de estos participantes le dirá que lo que experimentaron en su meditación fue más real que cualquier cosa en su mundo externo. Este tipo de eventos internos son tan palpables, emocionales y profundos que causan una amplitud de energía, que reconecta el cerebro y reacondiciona el cuerpo a una nueva mente. Cuando ocurren este tipo de eventos internos, los eventos negativos o traumáticos del pasado pueden, literalmente, desaparecer en un segundo. Según el mismo principio del estudio del Dr. Brian Dias, las experiencias positivas y trascendentes también deberían poder transmitirse a la siguiente generación.

Entonces, la próxima vez que se siente a meditar, recuerde que al combinar una intención clara con una emoción elevada, no solo está cambiando positivamente su sistema nervioso y también reacondicionando su cuerpo a una nueva mente, sino que también está pasando esa información a generaciones futuras.

Se llama su legado de evolución.

Foto de Tim Shields

Creemos en

posibilidad

el poder de cambiarnos a nosotros mismos

la capacidad del cuerpo para sanar

lo poco común

celebrando la vida

milagros

un amor superior

el futuro

actitud

la evidencia

entre sí

Lo nunca visto

sabiduría

nuestros hijos

sincronicidades

libertad

nuestros mayores

mente sobre materia

¿Tu crees? Unete al movimiento

* Al completar este formulario, se registra para recibir nuestros correos electrónicos y puede darse de baja en cualquier momento.