falta traducción: en.general.general.skip_content

TU PEDIDO

Cerrar Carrito

La sabiduría de la naturaleza

Dr. Joe Dispenza / 01 de mayo de 2017

The Wisdom of Nature

El pasado mes de septiembre, en un blog llamado La naturaleza de la crianza y la crianza de la naturaleza, Hablé de un estudio en el que el Dr. Brian Dias de la Universidad de Emory sugirió que cierta información biológica se hereda a través de cambios químicos en nuestro ADN. Llamado huella genética, infirió que los recuerdos de experiencias traumáticas o estresantes podrían transmitirse de nuestros antepasados. Desde hace años se sabe sin lugar a dudas que de generación en generación, los aspectos más importantes de nuestra instrucción genética se transmiten a través de nuestro ADN. Sin embargo, en la última década, a través de la ciencia de la epigenética, también ha salido a la luz que el medio ambiente juega un papel importante en los cambios genéticos.

En un nuevo estudio publicado en Ciencia, los investigadores han descubierto que los cambios genéticos ambientales pueden transmitirse en un animal, consiga esto, durante 14 generaciones. ¿Quién conocía a una criatura simple como una lombriz intestinal (Caenorhabditis elegans) ¿Podría desentrañar uno de los mayores misterios de la humanidad?

Liderados por un equipo de la Organización Europea de Biología Molecular (EMBO) de España, los científicos querían estudiar cuánto tiempo el medio ambiente puede dejar una huella en la expresión genética. Lo hicieron mediante el uso de gusanos nematodos modificados genéticamente que portaban un transgén (material genético naturalmente transferible) para una proteína fluorescente. Cuando se activa, este gen hace que los gusanos brillen bajo la luz ultravioleta. A continuación, controlaron el medio ambiente reduciendo la temperatura a 20 ° Celsius (68 ° F), mientras medían la baja actividad del transgén. A esta temperatura, apenas brillaban. Sin embargo, cuando los gusanos se trasladaron a un clima más cálido de 25 ° C (77 ° F), de repente los gusanos comenzaron a brillar, lo que indica que el gen fluorescente se había vuelto mucho más activo. Luego vino el momento revelador: cuando los gusanos regresaron a temperaturas más frías para ver qué pasaría con la actividad del gen de fluorescencia, continuaron brillando intensamente, lo que sugiere que los gusanos estaban reteniendo una "memoria ambiental" del clima más cálido. 

El transgén continuó siendo muy activo y expresado durante las siguientes siete generaciones, ninguna de las cuales había experimentado las temperaturas más cálidas, por lo tanto, los gusanos bebés heredaron un cambio epigenético a través de los óvulos y los espermatozoides. Se realizaron más experimentos, manteniendo cinco generaciones de nematodos a 25 ° C (77 ° F). Luego, su descendencia se sometió a temperaturas más frías, pero los gusanos continuaron teniendo una mayor actividad transgénica durante 14 generaciones sin precedentes. Teniendo en cuenta que los cambios ambientales en la expresión genética solo duran unas pocas generaciones, este es el cambio genético observable generacionalmente más largo que los científicos hayan presenciado.

"No sabemos exactamente por qué sucede esto, pero podría ser una forma de planificación biológica", dijo Adam Klosin de EMBO y la Universidad Pompeu Fabra, España. La coinvestigadora Tanya Vavouri del Instituto de Investigación contra la Leucemia Josep Carreras en España, sugirió que debido a la corta vida útil del gusano, transmiten condiciones pasadas para ayudar a sus descendientes a predecir las condiciones ambientales futuras.

Este tipo particular de gusano es un sujeto de prueba ideal porque solo toma aproximadamente 50 días desarrollar 14 generaciones. No obstante, deja pistas sobre lo que es posible en otros animales, incluidos los humanos. El problema de estudiar esto en humanos es que debido al tiempo que se tarda generaciones en desarrollarse, medir la herencia epigenética es un desafío. Pero como vimos en el trabajo del Dr. Brian Dias en La naturaleza de la crianza y la crianza de la naturaleza blog, parece que eventos poderosos en nuestras vidas pueden afectar el desarrollo de nuestros hijos y tal vez incluso de nuestros nietos. Como ejemplo, uno estudio mostró una mayor intolerancia a la glucosa en los hijos y nietos de mujeres que sobrevivieron a la hambruna holandesa de 1944-45, y otro estudio mostró que descendientes de sobrevivientes del Holocausto tienen niveles más bajos de la hormona cortisol, que ayuda a su cuerpo a recuperarse después de un trauma.

La naturaleza nunca desperdicia nada en su intento de transmitir información a los organismos vivos. Es su forma de equipar mejor a las generaciones futuras para enfrentar las mismas condiciones ambientales de las generaciones anteriores. El medio ambiente escribe la historia de nuestros genes y nuestro ADN es el rico libro de historia de generaciones incalculables. La ciencia recién está comenzando a ponerse al día en su comprensión de la sabiduría de la naturaleza, por lo que tal vez sea el momento de contribuir a la historia demostrando rasgos y comportamientos altruistas. Amándonos unos a otros y cooperando, en lugar de luchar y vivir con miedo constante, podríamos superar la "supervivencia del más apto" de Darwin para "prosperar con los más sabios".

Creemos en

posibilidad

el poder de cambiarnos a nosotros mismos

la capacidad del cuerpo para sanar

lo poco común

celebrando la vida

milagros

un amor superior

el futuro

actitud

la evidencia

entre sí

Lo nunca visto

sabiduría

nuestros hijos

sincronicidades

libertad

nuestros mayores

mente sobre materia

¿Tu crees? Unete al movimiento

* Al completar este formulario, se registra para recibir nuestros correos electrónicos y puede darse de baja en cualquier momento.