falta traducción: en.general.general.skip_content

TU PEDIDO

Cerrar Carrito

Unidos en flores de conciencia

Dr. Joe Dispenza / 03 de febrero de 2017

United in Blooms of Consciousness

Cuando miras fijamente una flor hermosa y expresiva, es muy fácil entender cómo está conectada con toda la naturaleza. Originada en lo invisible debajo de la superficie de la tierra, la flor comienza como la posibilidad de una semilla. Cuando las condiciones ambientales como el agua, la temperatura, el oxígeno, el suelo y la fotosíntesis conspiran, estas condiciones permiten que la semilla se convierta en un brote. El brote luego se convierte en una flor, que es la expresión completa de la flor como materia. No es nada menos que un milagro que una simple semilla almacenada con tanto potencial finalmente se convierta en una expresión de algo tan hermoso. 

Eventualmente, la materia de la planta comienza a descomponerse y descomponerse hasta que finalmente los nutrientes restantes regresan a la tierra de donde provienen. A lo largo de su viaje, proporciona refugio a los insectos, les da un propósito a las abejas y convierte el dióxido de carbono en oxígeno, al mismo tiempo que realiza una serie de funciones adicionales que engendran el equilibrio, el orden y la integridad de un ecosistema. Cuando se ve a través de esta lente, es imposible separar el viaje de la flor con el ciclo de la Madre Naturaleza.

¿Alguna vez te has preguntado cuál es la fuerza o energía que permite la floración? Esa fuerza vital es el campo unificado, un campo vital invisible de energía que gobierna todos las leyes de la naturaleza, desde la mecánica clásica hasta la mecánica cuántica. Podríamos llamar a esto la mente de Dios, naturaleza, unidad, fuente de energía, el observador que observa y organiza esta realidad en forma, o una serie de otras nomenclaturas que intentan definir el principio organizador del universo. Es esta energía, esta forma más elevada de conciencia, la que anima e instruye a la semilla, convirtiendo el potencial y la posibilidad no manifestados y no dirigidos en materia. También resulta ser la misma energía que crea supernovas en galaxias distantes, causa erupciones volcánicas, mantiene los planetas alineados, mantiene una comunicación más rápida que la velocidad de la luz dentro y entre nuestras células, y hace que el electrón aparezca dentro del átomo cuando está bajo observación.

En este reino tridimensional de materia física en el que vivimos, el campo unificado siempre dirige la energía en orden modelando la luz en forma; después de todo, ¿cómo podría haber un universo de lunas, planetas, soles, sistemas solares y una vida inteligente en órbita? ¿el Big Bang? Debe haber una inteligencia o energía más elevada que ponga todo en orden y existencia.

Cuando comprendes la interconexión de la flor con todas las cosas, y comprendes que la energía que habita en la flor es simplemente un florecimiento de la conciencia que anima la materia, puedes comprender que debido a que todos estamos conectados por el campo unificado, nosotros también somos brotes de conciencia en importar. Cuanto más trabajamos para comprender nuestra interconexión con todos y cada uno: las flores de principios de la primavera, el aire que respiramos, la necesidad de amigos y comunidad, la tierra sobre la que nos paramos, la comida que comemos, la fragilidad de un recién nacido, el sentimiento producido por las nieves silenciosas que caen sobre los campos cosechados, el asombro que experimentamos al presenciar el amanecer en la orilla del océano, más podemos comprender nuestra conexión con lo que se ve y lo que no se ve.

Siempre digo que donde ponemos nuestra atención es donde ponemos nuestra energía. Debido a que somos parte del campo unificado y es parte de nosotros, al igual que siempre está dirigiendo la energía hacia formas y frecuencias de energía más coherentes, a través de nuestra conciencia también tenemos el poder de autodirigir esta energía. El primer paso para poder hacer esto es comprender el hecho de que la conciencia es más grande que la materia, que la materia es simplemente la sirvienta de la conciencia. Una vez que comprenda y encarne este principio, a través de su conciencia, usted también puede alterar y organizar la materia de formas más inteligentes.

Si la energía del campo unificado es la misma energía que nos da vida, y este campo siempre está dirigiendo la energía hacia grados más altos de orden y plenitud, entonces cuando nos conectamos con él o nos fusionamos con él, también estamos incorporando mayores grados de orden y plenitud. unidad. Este es el viaje hacia el amor, la salud, la curación y la plenitud. En este reino tridimensional de materia física, nuestro cuerpo es un instrumento de conciencia altamente sofisticado; es la maquinaria para el viaje de nuestra conciencia hacia la máxima expresión de su florecimiento.

El campo unificado es una energía abundante y ubicua del universo que está dentro y alrededor de nosotros, y porque somos nosotros y lo somos, no podemos separarnos de él. Sin embargo, debido a que la mayoría de nosotros enfocamos nuestra energía en la materia y no en la frecuencia o la conciencia, nos han engañado al pensar que hay escasez, escasez y separación, y esto nos hace pelear por religión, política, fronteras, recursos, género, raza, identidad, etc. Si tan solo entendiéramos que estamos uno y de uno podríamos cuidarnos un poco mejor de nosotros mismos, de nuestros vecinos y de nuestro planeta.

En el centro de nuestro ser, somos pequeños espejos de conciencia, que usamos nuestra conciencia para reflejar la belleza de la creación en un caleidoscopio interminable de experiencias. En cada ángulo reflejado hay una posibilidad de en quién podemos convertirnos y una dimensión en la que podemos existir. Sólo cuando dirigimos nuestra conciencia, desde un lugar de amor, hacia ese reflejo, nos convertimos en el reflejo. Después de todo, somos flores de conciencia: la expresión y la conciencia de la energía dirigida en la materia.

Creemos en

posibilidad

el poder de cambiarnos a nosotros mismos

la capacidad del cuerpo para sanar

lo poco común

celebrando la vida

milagros

un amor superior

el futuro

actitud

la evidencia

entre sí

Lo nunca visto

sabiduría

nuestros hijos

sincronicidades

libertad

nuestros mayores

mente sobre materia

¿Tu crees? Unete al movimiento

* Al completar este formulario, se registra para recibir nuestros correos electrónicos y puede darse de baja en cualquier momento.