falta traducción: en.general.general.skip_content

TU PEDIDO

Cerrar Carrito

Your Mind as Medicine: Healing with Placebo (Tu mente como medicina: curación con placebo)

Dr. Joe Dispenza / 11 de septiembre de 2015

El efecto placebo es un campo de la ciencia fascinante porque desafía las nociones establecidas de cómo curamos. En el modelo tradicional irías a un médico y él te presentaría un diagnóstico y algunas opciones de tratamiento. Los placebos funcionan de manera diferente, ya que curan desde adentro, no desde afuera, y esto presenta una opción: puede curarse con un medicamento o con un placebo.

En los estudios con placebo, a los pacientes se les administra un medicamento y se les dice que los curará o hará que los síntomas sean más manejables. Por supuesto, generalmente se les administra una pastilla de azúcar o una inyección de solución salina en lugar del "medicamento". En muchos casos, los pacientes que recibieron el placebo informaron mejoras en su salud, como lo que vieron los participantes que tomaron el medicamento real.

La clave de los placebos, o eso se pensaba, es que la gente no sabe que está recibiendo un sustituto. La idea es que creen tan firmemente en el tratamiento que comienzan a curarse. Pero, ¿qué sucede si los pacientes saben que están recibiendo un placebo? ¿Todavía es posible curarse a sí mismo cuando sabe que lo que está tomando no es real?

La respuesta es sí. Un reciente estudio por un equipo de la Universidad de Colorado Boulder examinó si el conocimiento previo de un placebo afectó o no su desempeño. Los investigadores aplicaron un elemento calefactor a los antebrazos de los participantes del estudio. Se retiró el elemento y se aplicó un gel analgésico azul en la zona. En realidad, el gel era vaselina teñida con colorante azul para alimentos. Los investigadores dieron a algunos participantes información sobre el supuesto tratamiento y a algunos se les dijo que era un placebo.

La parte interesante de este experimento es que los participantes que pasaron por cuatro rondas del elemento calefactor y el tratamiento posterior antes de que se les dijera que el gel era un placebo pudieron reproducir los efectos más tarde, incluso cuando sabían que era vaselina. Estas personas creían en la eficacia del tratamiento hasta tal punto que ya no importaba si el medicamento era "real".

Estos resultados se han replicado en otros estudios. En 2010, un equipo de Harvard le dio a 40 pacientes con síndrome del intestino irritable (SII) un placebo. Cada paciente recibió un frasco claramente etiquetado como "píldoras de placebo" y se le dijo que estaban hechas de una sustancia inerte que se había demostrado que ayudaba a los que padecían IBS. Un segundo grupo de 40 pacientes con SII, que no recibieron pastillas, sirvió como grupo de control.

Después de tres semanas, el grupo que tomó las píldoras de placebo informó el doble de alivio de los síntomas en comparación con los que no recibieron píldoras. Aquí es donde se vuelve aún más interesante. El alivio proporcionado por las píldoras de placebo funcionó tan bien como los mejores medicamentos para el SII.

Estos estudios ofrecen un vistazo al poder de la mente subconsciente. No importaba si los pacientes sabían con su mente consciente que se les había dado un placebo. Fueron capaces de curarse a sí mismos porque sus mentes subconscientes estaban condicionadas para creer en alguna "cosa" externa a ellos, como una pastilla. Y como resultado, aunque sus mentes conscientes sabían que era un placebo, sus mentes subconscientes habían sido programadas toda su vida para creer que las píldoras curan.

Entonces, digamos que ha tomado pastillas durante toda su vida para ayudarlo con diversas afecciones de salud. Ha utilizado diferentes medicamentos para ayudarlo a curar los dolores de cabeza, las alergias, la depresión e incluso la gripe. Luego, basado en sus experiencias repetidas, algo fuera de usted estaba cambiando cómo se sentía dentro de usted. Cuando notó un cambio en su estado interno, asoció todo lo que estaba fuera de usted con el cambio interno, y se sintió mejor. Con el tiempo, te condicionaste a esperar el mismo resultado sin siquiera pensar en ello. Anticipó que sus experiencias pasadas familiares iban a ser las mismas experiencias futuras predecibles. Dicho de otra manera, entrenó a su cerebro y cuerpo para liberar la misma farmacia de químicos como si le dieran el medicamento real. En el estudio de Harvard, es muy posible que el grupo placebo elaborara sus propios medicamentos antiinflamatorios naturales.

Ahora, ¿qué pasaría si cambiaras tu creencia de dar tu poder a algo fuera de ti para curarte y colocar tu creencia en el poder dentro de ti para curar? ¿Qué pasaría si cambiara su creencia a la comprensión de que su cuerpo tiene la capacidad natural de curarse a sí mismo si recibe los estímulos bioquímicos adecuados? ¿Qué pasa si condicionas tu cuerpo a diario a una nueva mente y esperas que tu salud pueda cambiar solo con el pensamiento? ¿Es posible que una vez que haya entendido el qué y el por qué, el cómo se vuelva más fácil?

Imagen cortesía de Andrés Rueda está licenciado bajo 2.0 CC

Creemos en

posibilidad

el poder de cambiarnos a nosotros mismos

la capacidad del cuerpo para sanar

lo poco común

celebrando la vida

milagros

un amor superior

el futuro

actitud

la evidencia

entre sí

Lo nunca visto

sabiduría

nuestros hijos

sincronicidades

libertad

nuestros mayores

mente sobre materia

¿Tu crees? Unete al movimiento

* Al completar este formulario, se registra para recibir nuestros correos electrónicos y puede darse de baja en cualquier momento.